Diario Sur

La fiesta dedicada al rey de la gastronomía

fotogalería

Uno de los cortadores que preparaba raciones de jamón para el público de Campillos. / J. Lara

  • Campillos consolida su Feria del Jamón como uno de los eventos singulares con más asistencia en la provincia de Málaga

Recién abierta la Feria del Jamón de Campillos, Isidro Sánchez mostraba ya su destreza con el cuchillo, aún estaba con el primer jamón del día. «Yo soy de aquí, tenemos mucha tradición en el mundo porcino, incluso en este pueblo estaba la mesa de los precios, la feria se augura con buen tiempo, sale el sol y gusta el jamón, es un producto muy bueno a precio asequible y es una fiesta muy consolidada ya, yo espero cortar 4 o 5 jamones de ocho kilos y eso son unos cuantos platos». Como Sánchez, otros maestros cortadores de jamón lucían sus afilados cuchillos. Según ellos, el jamón es el rey de la gastronomía española y son especialistas a la hora de tratarlo. Numeroso público desfilaba por los 60 expositores en el Parque José María Hinojosa en una fiesta que recuerda cada año que Campillos y la comarca del Guadalteba son uno de los núcleos importantes del porcino a nivel andaluz.

Tras batir el año pasado su récord de visitantes, la novena edición empezaba con la incertidumbre de la meteorología, pero el cielo se abrió para el comienzo de la feria y el público volvió a responder.

«Estamos satisfechos una vez que tenemos buen tiempo, la Feria del Jamón tiene tradición y entre los eventos de singularidad turística provincial consigue mucha expectación en el público», explicó el alcalde de Campillos, Francisco Guerrero. Entre las novedades de este año, se incorporó un tren para las visitas turísticas a la iglesia, el Colegio San José y las casas hermandades de las cofradías; se introdujo una charanga, junto a actuaciones y talleres para dar al visitante actividades con las que pudiera pasar todo el día en Campillos. Y junto a todo ello, la posibilidad de degustar mucho jamón con raciones a precios desde 3 euros.

«Los empresarios están contentos, la mayoría es gente que ya ha venido y tiene una trayectoria montando otros años y los nuevos tienen mucha expectación teniendo en cuenta que el año pasado batimos el récord de visitantes con unas 15.000 personas, este año se han animado algunos nuevos», relató el regidor.

Junto al jamón no faltaron sus utensilios como tablas o cuchillos, junto a chacinas y embutidos, tocinos, quesos de Málaga, repostería, licores y una gran barra bar atendida por la Cofradía de La Pollinica. «Yo recomendaría degustar todos los productos y que el visitante se quede a pasar un buen día en Campillos, ya que el parque, además de comer, ofrece la posibilidad de tomar café, tomarse algo en los pubs o disfrutar de nuestro entorno», añadió Guerrero.

Por su parte, el diputado provincial de Desarrollo Económico y Productivo, Jacobo Florido, calificó la Feria del Jamón como una «de las que más solera y más publico tiene». Valoró además su tematización: «Lo principal sin duda es el jamón y los productos derivados del cerdo, son el epicentro, pero además hay otros productos gastronómicos, todo ello la hace muy interesante, haciendo que sea difícil que el público que viene no gaste y no se deje algo de dinero en la economía de Campillos».

Florido destacó que la Feria del Jamón es una actividad rentable: «Este tipo de ferias no es un gasto, es una inversión porque en el peor de los casos los beneficios triplican la inversión». Aproximándose a la hora del almuerzo, el recinto estaba lleno, el tren tenía todos sus asientos ocupados y los platos de jamón fluían de mano en mano.

Gastronomía y turismo

La Feria del Jamón sirve como evento para poner en valor las riquezas gastronómicas de Campillos, pero también se busca como gancho para atraer turismo a un municipio que tiene atractivos naturales como sus lagunas, está cerca del Caminito del Rey con parte de los embalses del Guadalhorce-Guadalteba en su término municipal. Asimismo, Campillos, en un cruce de caminos entre las provincias de Málaga, Sevilla y Cádiz no queda lejos de lugares como la Serranía de Ronda, la Laguna de Fuente de Piedra o los Dólmenes y el Torcal de Antequera.

Ayer además, durante la feria, el museo 'Memoria de la Vida' abrió sus puertas para mostrar a sus visitantes el pasado, presente y futuro de Campillos, así como las costumbres y el modo de vida cotidiano de sus ciudadanos, con piezas donadas por particulares e instrumentos que representan la evolución y el desarrollo cultural, social e industrial del municipio.