Diario Sur

La Casa del Jamón fusiona comercio, hostelería y formación en su nuevo espacio en Ronda

El establecimiento se ubica entre las calles Jerez y Molino y tiene unos 750 metros cuadrados.  sur
El establecimiento se ubica entre las calles Jerez y Molino y tiene unos 750 metros cuadrados. sur
  • La empresa, fundada en 1989, inaugura local en pleno centro que cuenta con bar-cafetería, museo y sala para cursos y jornadas profesionales

El nuevo establecimiento de la Casa del Jamón en Ronda es mucho más que una tienda de chacinas y embutidos. En sus más de 750 metros cuadrados se ubican también un bar-cafetería, un Museo de la Matanza, bodega y una sala para cursos de corte o encuentros profesionales. «Daremos que hablar, recordamos viejos tiempos, nuestros principios, nuestros maestros, esa primera vez que nuestro padre nos dio el testigo... Todo llega, ahora sí, vamos a por todas», explican los hijos de Leocadio Corbacho, fundador de este pequeño emporio del jamón, que va ya por la segunda generación después de cerca de tres décadas de historia.

Mucho ha llovido desde que Leocadio empezara a cortar jamón en las milicias y como aprendiz en el Casino de Ronda. Fue en 1989 cuando se arriesgó y montó su primera tienda dedicada al jamón, quesos, embutidos y vinos. Después llegaría otro establecimiento más en la ciudad del Tajo, uno en Marbella y la tienda 'on line': lacasadeljamon.net, a través de la cual han llevado este manjar a clientes por toda Europa y Estados Unidos. Hace unos días, esta empresa familiar veía cristalizar otro de sus grandes proyectos con la inauguración de su nuevo local, ubicado entre las calles Jerez y Molino, en un acto al que asistieron numerosas personas. Allí pueden encontrarse no solo jamones de las mejores regiones de España, sino también los productos gastronómicos más demandados de la Serranía de Ronda, 'stands' con aceites y vinos y un rincón para 'gourmets'.

Los responsables confían en que esta renovada Casa del Jamón se convierta en un «referente» en el sector. La idea es también afianzarse en el ramo de la hostelería con la puesta en marcha de un servicio de bar en el que los clientes pueden pedir café, cerveza, vinos y tapas. «En nuestro primer día de apertura disfrutamos a tope viendo como nuestra clientela disfrutaba de nuestros desayunos ibéricos, tapas, empanadas, surtidos ibéricos, raciones de jamón y queso, y de nuestra merienda con 'croissants', bocadillos, etcétera», explican.

Diversificar el negocio

El establecimiento funcionará de lunes a sábado de nueve de la mañana a nueve de la noche. Su apertura se enmarca dentro de la apuesta por diversificar el negocio, con el que han llegado a alcanzar las 8.000 piezas de jamón vendidas al año. Y es que esta empresa también ha contribuido en buena medida a que el nombre de Ronda y la Serranía se asocie hoy en día con el jamón de calidad, algo reconocido por los propios profesionales del género, que se dan cita cada año en el Concurso de Cortadores, surgido en 2002 y que celebran en el marco de la Feria de Mayo.

Por ello, han reservado una zona en las instalaciones para acoger cursos de corte o jornadas formativas, así como reuniones con empresarios y expertos de la industria agroalimentaria. Los hijos de Leocadio, David, Alberto y Lourdes, llevan hoy las riendas del negocio junto con su padre, que se resiste a retirarse mientras su sueño perdura.