Diario Sur

El Ayuntamiento de Ronda finalmente bajará el IBI con carácter general en 2017

  • Recorta el tipo, para todos los usos, del 0,69% al 0,64% aunque mantiene el aumento hasta el 0,90% para comercios y los negocios de hostelería, entre otros

Finalmente, el Ayuntamiento de Ronda bajará el Impuestos sobre Bienes Inmuebles (IBI) con carácter general en 2017. Según anunció este pasado viernes el concejal de Economía y Hacienda, Álvaro Carreño, la propuesta definitiva que se llevará al pleno extraordinario del próximo lunes en cuanto a la revisión de este impuesto se concreta en una reducción del tipo del 0,69% al 0,64%. Con esta bajada, dijo el edil, las arcas municipales dejarán de ingresar en torno a 11.000 euros y, al tiempo, se consigue paliar la subida el 10% en la base imponible: «Con esta bajada de cinco puntos el Ayuntamiento dejará de ingresar alrededor de 500.000 euros, por el aumento sobre la base imponible», matizó Carreño que destacó que se trata «del tipo más bajo que se ha aplicado desde 2001 en Ronda».

No obstante, el ejecutivo local, entre PSOE, PA e IU, liderado por la socialista Teresa Valdenebro, seguirá adelante con su propuesta inicial de gravar más a los propietarios de los inmuebles cuyo valor catastral supere los 100.000 euros y solo al 10% de cada uso, excepto el residencial. En este caso, se subirá el tipo del 0,69% al 0,90%. En concreto, resultarán afectados un 0,72% del total de los inmuebles, unos 239: 24 almacenes y estacionamientos de los 6.626 que hay registrados en Ronda; 151 comercios de 1.518; 41 industrias de 412; nueve oficinas de 90; seis con usos de ocio y hostelería de 61; cuatro de uso cultural de 40; dos de uso religioso de 25; uno de uso deportivo de 14; y uno de uso sanidad y beneficencia de 10. En total, por este aumento, según Carreño, la recaudación crecerá en casi 218.000 euros.

El umbral del 10% para estos usos arroja los siguiente valores catastrales: para el comercial pagarán más los que superen los 173.693,43 euros, por lo que el incremento se registrará a partir de ahí; para el industrial, en 215.742 euros; para el de ocio y hostelería, en 1.534.556,58 euros; almacén y estacionamiento, en 100.000 euros; oficinas, en 497.801,92 euros; cultural, en 2.090.142,03 euros; religioso, en 981.408,76 euros; deportivo, en 3.375.565,76 euros; y sanidad y beneficencia, en 4.420.579,45 euros. En términos generales, en 2017, según las estimaciones del Ayuntamiento, éste ingresará unos 6.451.218,10 euros, en torno a 206.000 euros menos.

Familias numerosas

El otro gran cambio que ha introducido el tripartito en su propuesta inicial se refiere a las bonificaciones a familias numerosas en el pago del IBI. Antes éstas se concedían en función del número de hijos y la discapacidad de alguno de los miembros. Ahora se tendrán en cuenta el nivel de renta y el valor catastral de la vivienda habitual. «Se tendrá en cuenta dos veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) más el 50% de éste por cada hijo, antes solo 1,5 el SMI y el 50% de éste por cada hijo», argumentó Carreño.

Igualmente, habrá una bajada en el sello del coche, de alrededor de dos euros en el recibo, para los dos tramos más bajos en turismos, mientras que se anula subida que se preveía para los de más caballos fiscales, incluidas las motocicletas.

Sobre el ICIO, la revisión que se aprobará el lunes recoge que no podrán ser bonificadas obras de menos de 50 euros; sobre el IAE, que no se modifica; y sobre la plusvalía, que estarán exentos de pagarla los afectados por desahucios o daciones en pago y que se establecerá una rebaja en la transmisión de inmuebles en el coeficiente del 30 al 28,80%.

Cabe recordar que el equipo de gobierno presentó una propuesta inicial y después anunció que no tocaría los impuestos en 2017 (el debate sobre las tasas se ha pospuesto) por la existencia de un informe de la Intervención municipal que ponía en duda la aplicación de la propuesta al desconocer si aún estaba vigente el plan económico que puso en marcha el Ayuntamiento en 2012 para acogerse a los planes de pago a proveedores que permitieron pagar unos diez millones de euros a proveedores. Este plan contemplaba la eliminación de todas las bonificaciones a los ciudadanos. Posteriormente, el equipo anunció que sí se revisarían los impuestos al ser posible una reinterpretación del plan de ajuste.

La oposición

En cuanto a la oposición, PP, su portavoz, María de la Paz Fernández, propuso rebajar el tipo de gravamen fijo en el IBI, del 0,69% actual al 0,45% para seguir paliando los efectos de la aplicación de la revisión catastral. Según los populares, por esto último, el Ayuntamiento, sin tocar el IBI, va a ingresar casi 551.000 euros más, a los que se sumarían los casi 218.000 de la subida selectiva que propone Carreño. También, aconseja el PP una bonificación del 25% para los inmuebles que hayan instalado sistemas para la generación y obtención de energías renovables y del 50% para los que promuevan actividades económicas que generen empleo o sean de especial interés o utilidad municipal; mantener y aumentar las bonificaciones a familias numerosas (del 80% para las de tres hijos, del 85% para las de cuatro y del 90% para las de cinco o más); no tocar el IVTM; y una reducción en la plusvalía del 29,32 al 25%.

Desde APR, su portavoz municipal, Antonio Marín, habló de «catastrazo» y «proceso precipitado y falto de rigor» respecto a la revisión de los impuestos del tripartito. Esta formación propuso no modificar el IBI, ni tampoco el ITVM y aplicar una reducción con carácter general del 50% en la plusvalía.

Por otro lado, el anuncio de la subida selectiva del IBI ha generado malestar entre parte de los empresarios de la ciudad del Tajo por lo que la Asociación de la pequeña y la mediana empresa de las comarcas de Ronda, Campillos y Guadalteba, Apymer, celebró una reunión para los afectados en sus instalaciones. Una treintena de personas rechazaron este aumento y se anunció una posible recogida de firmas y la presentación de alegaciones.