Diario Sur

La Serranía inicia la recogida de la aceituna con una merma por la sequía

Los agricultores de la comarca natural de Ronda han iniciado la campaña de recogida de la aceituna con malas previsiones. Según el gerente de la Almazara de Ronda, Juan Rosúa, instalaciones que recepcionan en torno al 70% de la producción de la zona, «hay poca aceituna», debido principalmente a la falta de lluvias, a la sequía: «Hay sido un verano muy duro, la climatología no nos ha ayudado, ha llovido muy poco. En el resto de España, fundamentalmente hablamos de Jaén, Córdoba y un poco de Sevilla, sí hay una cosecha, muy similar a la del año pasado, pero aquí es bastante inferior», comentó, al tiempo que explicó que «los árboles también tienen que descansar, las dos cosechas anteriores han sido buenas», aseguró el gerente.

De este modo, las estimaciones de Rosúa, siempre sujetas a posibles cambios al final de la campaña, apuntan a que esta cosecha se podría concretar en alrededor de entre cinco y 5,5 millones de kilos de aceitunas. «El año pasado recogimos unos 7,3 millones de kilos», recordó.

La Almazara de Ronda abrirá sus puertas el próximo miércoles para comenzar a recibir la aceituna de los agricultores, de poblaciones como Cuevas del Becerro, Ronda y Setenil de la Bodegas, entre otras muchas. El lunes y el martes se realizarán pruebas de la maquinaria que ha sido renovada con una inversión cercana al millón de euros y que ha corrido a cargo, al 50%, de los alrededor de mil socios de esta cooperativa.

Modernización

«Las obras han sido muy tediosas. Hemos estado prácticamente dos años en obras, puesto que renovamos el interior de la fábrica, introdujimos una línea nueva de molturación que hacía 200.000 toneladas las 24 horas», dijo Rosúa, que señaló la necesidad de acometer este cambio ante la concentración, cada vez mayor, de las campañas: «Los agricultores se están mecanizando y eso supone que nos llega más cantidad de aceituna en menos tiempo, había que dar respuesta a esta situación», subrayó.

Por otro lado, la actuación más reciente se ha llevado a cabo en el patio de las instalaciones: «Cambiamos el patio con cintas con bandas alimentarias, en lugar de dos líneas tenemos tres para evitar esperas, toda la maquinaria es de acero inoxidable...», terminó Rosúa que destacó que el aceite de oliva se vende, entre otros, a Italia, a granel, y dijo que ahora los precios están estables.