Diario Sur

El Ayuntamiento de Ronda incumple su compromiso y subirá finalmente el IBI

Los comercios cuyo valor catastral supere los casi 174.000 euros, pagarán más, entre otros usos. :: V. M.
Los comercios cuyo valor catastral supere los casi 174.000 euros, pagarán más, entre otros usos. :: V. M.
  • El tripartito sigue adelante con su propuesta de revisión de impuestos tras anunciar la retirada por un informe municipal que cuestionó su aplicación

Primero sí, después no y ahora sí. El Ayuntamiento de Ronda finalmente subirá el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en 2017, según confirmó ayer el concejal de Economía y Hacienda, Álvaro Carreño. Éste anunció que el próximo lunes se celebrará un pleno extraordinario en el que se dará luz verde a la propuesta del tripartito, conformado por el PSOE, el PA e IU. Previsiblemente, la revisión de las ordenanzas de impuestos del ejecutivo local echará a andar puesto que tiene mayoría en el Consistorio, 11 ediles de 21, frente a los siete del PP y los tres de APR, en la oposición.

Carreño presentó los cambios en materia de impuestos (la revisión de las tasas se ha pospuesto) y el PP y APR presentaron sus aportaciones, rechazando la subida selectiva del IBI y las modificaciones en la concesión de bonificaciones en el pago de este impuesto a familias numerosas, líneas generales de la propuesta del edil de Economía, pero, posteriormente, el propio Carreño anunció la retirada de la revisión y, por tanto, que los impuestos, al ser ajustados los plazos para su aprobación y entrada en vigor en 2017, no se tocarían de cara al próximo año. La causa fue un informe de la Intervención municipal que, según dijo Carreño, cuestionaba la aplicación de esta propuesta, «no la propuesta», al dudar sobre si aún estaba en vigor el plan de ajuste económico que conllevaron, en 2012, los planes de pago a proveedores. El Ayuntamiento, acogiéndose a esta medida del Gobierno central, pagó unos diez millones de euros en facturas pendientes a proveedores. Ahora está devolviendo ese dinero hasta 2.022.

«El plan de ajuste económico estará vigente hasta 2.022», dijo este concejal y aseguró que un nuevo informe de la Intervención municipal, tras consultar al ministerio de Hacienda al respecto, señala «que se puede hacer una reinterpretación del plan de ajuste». Entre este conjunto de medidas, se incluyó la retirada de todas las bonificaciones a los ciudadanos en el pago de tasas e impuestos.

La intención del PSOE, el PA e IU es la de subir de forma selectiva el IBI para los propietarios de los inmuebles cuyo valor catastral supere los 100.000 euros y solo para el 10% de cada uso, menos para el residencial y los solares (el aumento será en el tipo impositivo del 0,69 al 0,90). De este modo, para el comercial, el tope se fijará en 173.693,43 euros, por lo que el incremento se registrará a partir de ahí; para el industrial, en 215.742 euros; para el de ocio y hostelería, en 1.534.556,58 euros; almacén y estacionamiento, en 100.000 euros; oficinas, en 497.801,92 euros; cultural, en 2.090.142,03 euros; religioso, en 981.408,76 euros; deportivo, en 3.375.565,76 euros; y sanidad y beneficiencia, en 4.420.579,45 euros. Con esto, se prevén ingresar unos 218.000 euros más.

Otros cambios son: las ponderaciones de la renta y del valor catastral de la vivienda habitual para las bonificaciones en el pago del IBI a familias numerosas (antes no se hacía y llegaban hasta el 90% en función del número de hijos y de si existía discapacidad); y la exención en la plusvalía a afectados por desahucios o daciones en pago, entre otros.