Diario Sur

Cañamero y Dolores Sibajas, promotores de 'Coín pá comérselo'.
Cañamero y Dolores Sibajas, promotores de 'Coín pá comérselo'. / SUR

Una empresa de Coín lanza al mercado un dulce de tomate Huevo de Toro

  • Moreno y Cañamero proyecta asimismo comercializar el tradicional 'calabazate' del valle del Guadalhorce y dulces de naranja y kiwi

Los productores del Valle del Guadalhorce llevan tiempo apostando por el tomate Huevo de Toro, una variedad que ha logrado convertirse en uno de los productos estrella del campo malagueño, gracias a sus sabor. El Huevo de Toro es una variedad de tomate que ha resurgido con fuerza en la provincia. Se estima que este año la superficie de cultivo ha crecido un 30%. La producción, que está llegando ya a sus últimos coletazos, alcanzará los dos millones los kilos, unos 500.000 más que en la temporada anterior. Gracias a este resurgir y al interés de los consumidores por este producto tan malagueño, algunos emprendedores están dispuestos a sacarle el máximo partido. Este es el caso de José Antonio Cañamero, un empresario de Coín, que tras años trabajando en la elaboración de embutidos cárnicos, ha decidido junto a su mujer, María Dolores Sibajas, poner en marcha sus propias conservera rescatando recetas típicas de la gastronomía coineña. El primer lanzamiento es un dulce de tomate Huevo de Toro, que bajo la marca 'Coín pá comérselo', está empezando a conquistar el mercado de la provincia.

«No es un mermelada. Su textura es similar a las de la carne de membrillo, aunque menos dulce. Sin embargo, posibilita se servido en dados o como paté, en tostadas, regañas o acompañando a un queso curado. Lo hemos empezando a comercializar en tarros de cristal de 250 gramos, aunque ya hemos empezado con formatos para el canal horeca (hostelería, restauración y catering) de medio y un kilo», explica Cañamero.

Con apenas un mes en el mercado, el producto ha logrado colarse ya en la carta de numerosos restaurantes de la comarca y entrar en algunas tiendas gourmet malagueñas.

«Hemos hecho pruebas con otras variedades de tomates, pero en absoluto saben como el Huevo de Toro», señala Cañamero, que ha lanzado ya una variante del dulce elaborado con este mismo tomate y albahaca. Asimismo está haciendo pruebas para elaborar dulces con naranjas del Guadalhorce y kiwis.

'Coín pá comérselo' quiere convertirse en sinónimo de conservas artesanales y elaboradas con productos del valle del Guadalhorce. Así, sus promotores han lanzando también una mermelada de Higos de la Reina, y en breve quieren lanzar también una crema de batata asada con especias y frutos secos y el tradicional 'calabazate' o 'berenjenate', que es como se conoce en la zona a la conserva con arrope de higos cocido con calabaza, batata, pero y manzana en trozos. Se trata un dulce y a la vez una conserva popular muy típica de la zona, que 'Coín pá comérselo' quiere promover poniéndolo a disposición de todos los malagueños.

El arrope es una especie de melaza que se prepara con higos secos en remojo, y que se elabora con el liquido hervido y reducido. Algunas personas también dejan los higos y hierve el agua con la fruta hasta que esta se deshace. Es la base del 'calabazate', uno de los dulces más típicos de la gastronomía de todo el Guadalhorce. «Nuestra empresa se dedica a elaborar conservas de frutas, hortalizas y castañas, una línea artesanal en la que no se utilizan conservantes ni colorantes químicos y con una línea de producción ecológica», explica Cañamero.

Además, señala que su empresa, integrada en la marca Sabor a Málaga, tiene claro que sólo va a utilizar los productos cultivados en la zona, para apoyar así a agricultores, fomentar la comarca y las costumbres agrarias que dan vida al Valle Del Guadalhorce.

Producto único

Cañamero asegura que el dulce de tomate Huevo de Toro es un producto único, para cuya elaboración sólo utiliza la hortaliza considerada como la reina de los tomates de la huerta española y que cada año que pasa adquire una mayor inmportancia en los pueblos de la zona. A pesar de que 'Coín pá comérselo' lleva en el mercado apenas unos meses, su promotores están dando los primeros pasos para exportar a Oriente Medio (Arabia Saudí y Emiratos Árabes). Según Cañamero, su empresa tiene previsto elaborar este año 4.000 tarros de dulce de tomate, teniendo en cuenta que la cosecha ya casi ha acabado.