Diario Sur

Soraya García Mesa, esta semana en Benaoján.
Soraya García Mesa, esta semana en Benaoján. / Vanessa Melgar

Soraya García: «Ha afectado más a mi trabajo la burocracia de otras administraciones que mi cáncer»

  • Un año después de darlo a conocer, la alcaldesa de Benaoján anuncia que ya no queda ni rastro de la enfermedad en su organismo y encara el futuro con ilusión

Ha sido un año duro, pero también gratificante por los muchos gestos de apoyo y cariño que ha recibido. A sus 38 años, Soraya García Mesa se muestra feliz tras superar un cáncer de mama y afronta con más ganas si cabe su trabajo al frente del Ayuntamiento de Benaoján.

¿Cómo se siente?

¡Muy bien! ¡Más fuerte que nunca! Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, y yo doy fe de ello.

-¿En qué fase se encuentra su tratamiento?

Pues me pusieron 12 sesiones de quimioterapia (una semanal) y luego 32 sesiones de radioterapia (una diaria). Esta fase del tratamiento la terminé en marzo. Y desde noviembre del año pasado también me están inyectando trastuzumab, uno cada 21 días, del que ya solo me queda una sesión. Aunque también tengo que tomar una pastilla de tamoxifeno diaria durante cinco años para asegurar en ese periodo todo lo hecho hasta ahora.

¿Qué le han dicho los médicos?

Pues hace una semana precisamente me daban la buena noticia que estábamos esperando: ¡Estoy limpia! Todo ha ido bien, la 'penitencia' ha funcionado y a día de hoy no hay rastros del cáncer en mi organismo.

¿Qué ha sido lo más duro hasta ahora?

Ver a mi alrededor que otras personas no han tenido la oportunidad de sobrevivir, como sí la he tenido yo. Ahora cada pérdida de alguien por esta enfermedad la siento como personal, al igual que cada persona que le gana la batalla la celebro como si fuera yo.

¿Y qué ha sido lo más positivo?

Sentirme querida... Saber que, además de mi familia, tengo a muchas personas a mi alrededor que me han apoyado y transmitido su cariño sincero en este tiempo, algo que agradeceré siempre.

¿Cuándo acabará el tratamiento?

El 7 de noviembre me ponen la última 'banderilla', como yo llamo al trastuzumab subcutáneo. Y con el tamoxifeno acabaré el 26 de marzo de 2021.

¿Cómo se han portado los vecinos?

Como siempre se portan conmigo. Con mucho cariño, algo que no tendré vidas suficientes para agradecerles.

¿Y los demás partidos?

En estos momentos en el Ayuntamiento solo tenemos representación dos partidos y el comportamiento de la oposición al conocer la noticia fue correcto. Por parte de la candidata de IU y del candidato del PP en las pasadas elecciones municipales, sí quiero destacar el interés y el cariño que me han mostrado durante este año. Al igual que el de muchos compañeros y compañeras de la política de mi partido, pero también del Partido Popular, Izquierda Unida, Ciudadanos y partidos independientes de toda la provincia e incluso de fuera de ella.

¿Se ha sentido respaldada?

Mucho. Para los momentos buenos de la vida siempre tienes gente a tu lado, pero sentirse acompañada en momentos duros como es el proceso de esta enfermedad, especialmente para mi familia, ha sido reconfortante y me ha hecho imparable en esta lucha. Aunque también descubres alguna mala persona que otra, pocas afortunadamente. Pero, pensando en positivo, eso te da ventaja para seguir jugando la partida de la vida. Conoces bien a quien te rodea y te quedas con la buena gente, que por suerte tengo mucha en mi vida.

¿En qué medida le ha afectado la enfermedad a su trabajo como alcaldesa?

Bueno, si soy honesta, a mi trabajo ha afectado más la lentitud burocrática de otras administraciones que mi cáncer. Y me preocupa más no poder atender las demandas de mis vecinos por esa falta de apoyo de otras administraciones que mi cura, porque lo mío está garantizado, pero lo otro por desgracia no.

¿Ha tenido que derivar más en sus concejales?

Mis concejales y concejalas siempre están al pie del cañón, no sólo durante mi convalecencia (aunque no me di de baja), sino desde que asumieron la responsabilidad están entregados al cien por cien a nuestros vecinos y hacen todo lo que pueden para cubrir sus necesidades. Tengo un magnífico equipo.

¿Se ha planteado dimitir en algún momento?

Confieso que sí, aunque no por esta causa, sino por diferencias políticas que hacen plantearte si esto realmente merece la pena... Pero como no soy de tirar la toalla jamás, ni de fallar a quien confía en mí... Queda alcaldesa y compañera socialista 'pa rato'.

¿Por qué quiso hacer pública la enfermedad por las redes sociales?

¿Y por qué no? No había motivos para ocultarlo y hacerlo público debe ser lo natural en estos casos, aunque respeto a quienes deciden llevarlo en la intimidad. Cuando me dieron la noticia entendía que algo positivo tenía que traer esto y, entre otras cosas, un motivo era poder dar esperanza y ánimo a otras mujeres que estuvieran pasando por lo mismo que yo, además de ayudar a concienciar en la importancia de la detección precoz y la prevención. Cierto es que no esperaba tener tanta repercusión como la que tuvo.

-¿Qué le gustaría decirle a otras mujeres con esta enfermedad?

Que confíen en la sanidad pública andaluza, que tenemos grandes profesionales en la unidad de Oncología y un protocolo que da garantías a las pacientes. ¡Que se toquen para que no les toque! La autoexploración es fundamental para la detección precoz. El miedo no deben tenerlo a que aparezca un tumor, sino a que no lleguen a tiempo, porque la prevención no sólo te salva la vida en casos extremos, sino que te salva la mama y te salva de tener que sufrir las consecuencias de la quimioterapia.

Aparte de este tema, ¿qué destacaría de la gestión del Ayuntamiento en este último año? ¿En qué han centrado su trabajo?

En el empleo, estableciendo por primera vez un Plan de Empleo Local con una inversión que ha alcanzado los 250.000 euros en lo que llevamos de legislatura. La bajada de recibos del IBI en un 43% aproximadamente, ayudando a paliar la situación de crisis de más de 800 familias de Benaoján. Y centrar esfuerzos en acrecentar las acciones para conseguir unas carreteras dignas en la comarca de Ronda.