Diario Sur

Los dólmenes 'seducen' a los estudiantes erasmus

Los estudiantes con el delegado del Gobierno en la entrada del dolmen de Menga.
Los estudiantes con el delegado del Gobierno en la entrada del dolmen de Menga. / SUR
  • El programa ‘A journey to Málaga’ echa a andar con la visita de 50 jóvenes extranjeros a Antequera

El encanto de la naturaleza ha dejado una profunda huella en el medio centenar de estudiantes erasmus que este sábado visitaron Antequera. El contacto con los dólmenes fue solo un aperitivo para lo que les esperaba en el paraje natural del Torcal, que les dejó profundamente impresionados. Es el primer grupo de jóvenes extranjeros que estudian en la UMA en alguno de sus programas internacionales, como es el Eramus, pero también los de otros programas de intercambio internacionales. La Universidad y el Instituto Andaluz de la Juventud han puesto en marcha el programa ‘A journey to Málaga’, con el primer destino ayer en Antequera pero que seguirá los próximos sábados con visitas a Ronda el 29 y a Benahavís el 5 de noviembre.

Los jóvenes, de once nacionalidades diferentes, habían sido convocados a las 10.30 de la mañana en la Facultad de Derecho. El autobús les llevó hasta los dólmenes, donde les esperaba el delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, y la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Juventud, Silvia Cabrera. El propio delegado del Gobierno explicó a los jóvenes detalles de ambas construcciones megalíticas, recientemente declaradas Patrimonio de la Humanidad. Algunos jóvenes se mostraron gratamente sorprendidos al poder visitar un complejo con más de seis mil años de historia.

Densa niebla

La niebla y el frío deslució un poco la visita al Torcal, aunque el paisaje kárstico sedujo a los estudiantes. Dos guías del centro de interpretación les acompañaron para dividir al grupo y hacer dos rutas, en las que conocieron algunos de los rincones más espectaculares del paraje natural. Algunos no iban del todo preparados para la excursión, sobre todo con calzado poco apropiado y ropa casi veraniega. En el mismo Torcal comieron un bocadillo y un refresco, y la tarde se dedicó a la visita cultural a la ciudad, destacando la visita a la Real Colegiata de Santa María La Mayor.

La niebla y el frío les acompañó durante la ruta por el Torcal.

La niebla y el frío les acompañó durante la ruta por el Torcal. / SUR

Los estudiantes extranjeros estuvieron acompañados por otros españoles que hicieron de cicerones y practicaron inglés. Berk Tina, alumno procedente de Turquía, afirmó que "es una experiencia bonita, porque nos acerca a sitios que no imaginábamos encontrar en Málaga como son los Dólmenes”. Por otro lado, el alumno local de la Facultad de Comercio y Gestión Cristián Castaño aseguró que “practicar inglés de esta manera se hace ameno y resulta divertido”.

El objetivo de este programa es que los alumnos ejerzan de embajadores de Málaga cuando regresen a sus países.