Diario Sur

Una manada de perros asilvestrados mata a treinta ovejas en la Sierra de las Nieves

Guardas rurales localizaron la mayor parte de las cabezas de ganado atacadas.
Guardas rurales localizaron la mayor parte de las cabezas de ganado atacadas. / Sur
  • Es la primera vez en la provincia que estos animales, muchos de ellos abandonados, causan un daño similar en una sola noche en la zona

El suceso tuvo lugar en la madrugada del pasado domingo en la Sierra de las Nieves, en el término municipal de Yunquera. El ganado se encontraba encerrado en un corral para pasar la noche. Fue reunido la tarde anterior por el pastor dueño del rebaño, tras pastar en la sierra. Pero una manada de perros asilvestrados, muchos de ellos abandonados por sus dueños, provocó que parte del rebaño se escapara en plena noche atemorizado. Parte de las ovejas que lograron salir del corral terminaron siendo atacadas por los perros: perecieron cuatro, mientras que otro importante grupo murió tras despeñarse en la oscuridad por algunos precipicios cercanos en su huida.

La voz de la alarma la dio el domingo por la mañana el pastor dueño del rebaño, integrado por 300 cabezas. El hombre acudió, como cada día, a sacar a las ovejas del corral y dejarlas pastar, cuando observó la matanza causada por los perros.

Cazadores del coto de la localidad y guardas rurales encargados de su vigilancia consiguieron localizar a un total de 30 ovejas todas muertas, en distintos puntos. Asimismo lograron capturar a los perros, la mayoría podencos y cruces de distintas razas. «La presencia de estos perros es más frecuente de lo que se piensa. Viven en manadas y se crían en el campo, alimentándose de la fauna silvestre de la zona y de animales domésticos. Aunque suelen rehuir de la presencia humana, en ocasiones causan estragos como éste. Según el pastor, la muerte de las 30 ovejas le ha supuesto unas pérdidas de más de 3.000 euros», declaró ayer el delegado de la asociación nacional de Guardas Rurales (Anaguar), Víctor Villalobos, uno de los guardas actuantes.

Según Villalobos, algunos de estos perros han sido abandonados por sus dueños o se han escapado de los cortijos de la zona o de cazadores, y se han adaptado a vivir como perros silvestres.

Como responsables de la guardería del coto, han dado cuenta del suceso a la Guardia Civil para que investigue si algunos de los perros que formaron parte de la manada y han sido capturados poseen chips que ayuden a averiguar su procedencia.

El responsable de la sección ganadera de COAG Andalucía, el malagueño Antonio Rodríguez, que es cabrero de profesión, indicó que lamentablemente hay dueños de cortijos y propiedades en los campos que poseen perros que no alimentan y dejan sueltos.

Recorren 40 kilómetros

«Estos son capaces de recorrer hasta 40 kilómetros en una noche y atacar rebaños, especialmente en lugares donde los ganaderos todavía mantienen la costumbre de guardarlos en la sierra», lamentó.

Rodríguez señaló que no conoce ningún caso en la provincia de un ataque de perros salvajes o asilvestrados que haya causado tantas bajas en un rebaño como en este caso, donde han provocado la muerte de 30 ovejas. Según el dirigente de COAG, debido al temor a este tipo de ataques, muchos ganaderos de la sierras Tejeda-Almijara han optado por no dejar sólo a su rebaño pastando. «La mayoría los sacamos durante parte del día, pero nos los llevamos a los corrales durante la noche para evitar este tipo de ataques».