Diario Sur

Montejaque pondrá en valor el Cortijo de Líbar tras la cesión de la Junta

Montejaque, enclavado en el Valle del Guadiaro, en la Serranía de Ronda, y en la parte malagueña del Parque Natural Sierra de Grazalema, pondrá en valor el histórico Cortijo de Líbar, una construcción que se sitúa a alrededor de diez kilómetros de la localidad y que está actualmente en desuso. El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el alcalde de Montejaque, Diego Sánchez, perteneciente a la Agrupación democrática independiente Andalucía (Adia), formalizaron ayer la cesión de estas instalaciones, propiedad del Gobierno andaluz, por diez años, aunque éstos serán prorrogables hasta un máximo de 50, según explicaron en el acto de la firma de entrega que se desarrolló en el Ayuntamiento de Montejaque.

De esta forma, este pueblo, con la intención de aumentar su oferta de cara a la afluencia de visitantes, tiene previsto, ya explicó el regidor, explotar las instalaciones desde el punto de vista turístico pero también desde el educacional, cultural y deportivo. Además, desde el Gobierno andaluz se hizo especial hincapié en que esta fórmula permitirá garantizar el mantenimiento de esta construcción ligada al patrimonio de la zona y muy valorada por los amantes del senderismo y otras actividades vinculadas a la naturaleza. Las instalaciones, con casi 438 metros cuadrados, se han utilizado como refugio de montaña, para jornadas, por ejemplo, dedicadas a escuchar la berrea o los bramidos que producen los ciervos en su época de celo, con la llegada de las lluvias.

«Este equipamiento dota a Montejaque de un nuevo recurso con el que ofrecer servicios a la población, ya que permitirá albergar iniciativas y actividades de carácter formativo y social que atiendan a la demanda y necesidades del municipio en esta materia», destacó el delegado del Gobierno andaluz en su visita a este pueblo de la Serranía.