Diario Sur

La Serranía de Ronda finaliza la vendimia con casi 930.000 kilos de uvas

Vendimiadoras a pleno rendimiento este pasado septiembre.
Vendimiadoras a pleno rendimiento este pasado septiembre. / V. M.
  • Pese a que las altas temperaturas han deshidratado parte de los frutos, el sector obtiene más producción de la esperada ante la sequía

«No ha ido mal del todo, ya que en principio creíamos que iba a ir peor con el año de poca agua que hemos tenido... para un año tan seco, no ha sido muy mala». Es el balance, en pocas palabras, de la vendimia de este año en la Serranía de Ronda, a juicio de Pedro Morales, viticultor, al frente de Bodegas Lunares de Ronda, y presidente de la Asociación de Bodegueros y Viticultores de la Serranía de Ronda. Durante estos días está finalizando la recogida de la uva en la comarca, una campaña que por el tiempo, por el intenso calor que ha reinado en la mayoría de las jornadas, se ha concentrado: «Hay bodegas que han recogido su uva en 15 días», comentó Morales. No obstante, éste estimó que aún queda en torno a un 5% por cortar, que se refiere a variedades tintas más tardías como la Petit Verdot o la Cabernet Sauvignon. «Su ciclo de maduración es más tardío, están en su tiempo», añadió éste.

En general, se calcula que la comarca ha producido casi 930.000 kilos de uvas, que darán lugar a entre 850.000 y 900.000 botellas de vino, con un rendimiento de unos 700.000 litros (ya que las botellas suelen ser de tres cuartos). «Parece que las lluvias de mayo al final vinieron, como dice el refrán, como agua de mayo. Cayeron unos 130 litros en la zona. No obstante, la producción no ha estado al final por encima de la del año pasado, precisamente por el calor tan intenso que vino a finales de agosto y principios de septiembre, con varios días en los que se superaron los 40 grados. Esto ha provocado que a última hora se haya deshidratado bastante uva, coincidiendo con la fase en la que la piel de ésta es más frágil. La planta ha sufrido en el momento justo, al final de la maduración. Ese pico que se ha perdido es el que nos iba a situar por encima de la producción del año pasado», argumentó este joven viticultor rondeño.

Calidad «muy buena»

En cuanto a la calidad, el presidente de esta asociación dijo que es «muy buena» y que apenas se han registrado enfermedades que afectan al cultivo de la vid. Éste mantiene en la Serranía alrededor de 275 hectáreas, una cifra que, realmente, no ha crecido mucho en los últimos años pese al auge que ha acompañado al sector. «Las nuevas plantaciones están muy restringidas por la normativa... nosotros ahora vamos a plantar una hectárea más», dijo Morales que espera que en breve se revele la potencia de los nuevos vinos de la Serranía, una de sus características más señeras.

Respecto a las distintas variedades, en torno al 85% de la producción, según Morales, corresponde a vinos elaborados con uvas tintas, mientras que un 10% a blancos y el resto a rosados. En este sentido, este experto destacó el empuje de los blancos que están saliendo de las bodegas de la comarca. «En general estamos satisfechos», añadió.

Actualmente, las bodegas de la Serranía se están decantando más por la externalización, exportan sus vinos a distintos países. Destaca en los últimos meses una alianza entre distintas bodegas serranas que están vendiendo parte de su producción en Asia. Pronto, se lanzarán a Rusia y otros países. «No obstante, el mercado de cercanía:Málaga, la Serranía, la Costa del Sol... sigue siendo el más potente para nosotros, pero la exportación está ganado terreno», mantuvo el presidente de los bodegueros y viticultores serranos y rondeños.

El sector, que cuenta con la Ruta del Vino de Ronda, certificada por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), está preparando una fiesta dedicada a la vendimia que tendrá lugar por el puente de Todos los Santos en Ronda.

Temas