Diario Sur

Ronda desde las alturas

Valadez, el arquitecto del proyecto, con una de las vistas al fondo, desde el templo del Obispado .
Valadez, el arquitecto del proyecto, con una de las vistas al fondo, desde el templo del Obispado . / V. Melgar
  • Ultiman el proyecto para hacer visitables las cubiertas de la Iglesia de Santa María

Se accede por una de las puertas secundarias, en el pasaje Sacristán Vicente Becerra. Una vez dentro de la Colegiata de Santa María de la Encarnación la Mayor, otro pequeño acceso invita a subir por una estrecha y larga escalera de caracol, de piedra, que ya da cuenta, si no se conoce, de la majestuosidad del inmueble que se escala peldaño a peldaño. Tras unos cuantos escalones, que se cree que datan de 1675 y cuya función era la de permitir tareas de mantenimiento, es necesario agacharse para salir al exterior por otra puerta de escaso tamaño y pisar las cubiertas del que es el edificio más alto del casco histórico de Ronda. Entonces, se revela una ciudad del Tajo distinta, rodeada de montañas, inundada por un mar de tejados y que transmite grandeza, una Ronda desde de las alturas.

El arquitecto rondeño Sergio Valadez está al frente del proyecto que está llevando a acabo el Obispado de Málaga, propiedad de la Colegiata, para hacer visitables las cubiertas exteriores de este templo, actualmente uno de los monumentos más visitados de la localidad.

La actuación, que ofrecerá un nuevo reclamo turístico, continúa a buen ritmo y se espera que esté lista en poco tiempo. Cuenta con un presupuestos de alrededor de 108.000 euros, IVA incluido, y está suponiendo, a grandes rasgos, la instalación de una especie de tarima de madera, sobre las cubiertas, y una barandilla. En ambos casos, el impacto de la infraestructura sobre el monumento es mínimo. Se ha habilitado una zona en la que los visitantes se podrán sentar y admirar, además de las vistas impresionantes de Ronda, magníficas puestas de sol.

Valadez, que ya llevó a cabo la recuperación de un viejo oratorio de origen islámico en esta Iglesia, la antigua qubba o capilla musulmana para la oración que probablemente es del siglo XIV, y que remodeló espacios tan emblemáticos en Ronda como el Paseo de los Ingleses y los Jardines de Cuenca, entre otros trabajos, ya explicó sobre este proyecto que la zona de actuación se centra en la parte renacentista de la Iglesia, a la del altar mayor. En una de las esquinas es donde se sitúa la escalera de caracol que permite a acceder a la parte más alta y dar un paseo a más de 20 metros, por las cubiertas de las capillas semicirculares. Se podrá disfrutar de las panorámicas desde las distintas caras de la Colegiata. «Siempre estás viendo las montañas», dijo Valadez, al tiempo que destacó en este sentido «que se comprende mejor la relación que Ronda tiene con la naturaleza».

Cornisas interiores

Este proyecto también tenía previsto hacer visitables parte de las cornisas interiores del templo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), aunque, finamente, se abrirá un espacio, como una especie de balcón, dentro de la iglesia que data de entre los siglos XIV y XVII, con estilos árabe, mudéjar, gótico, renacentista y barroco, y que fue mandada a construir por los Reyes Católicos sobre la que fue la principal mezquita de Ronda durante la ocupación musulmana.

Temas