Diario Sur

Demandan un monitor para que un niño con una enfermedad rara pueda ir al colegio en Campillos

Javier, en brazos de su madre, Carmen Navarro
Javier, en brazos de su madre, Carmen Navarro / Sur
  • Recogen más de 3.000 firmas en solo un día para que Javier Godoy tenga atención personalizada en el centro escolar donde fue aceptado

Tiene tres años y ve cómo otros niños de su edad ya han comenzado a ir al colegio. Cada día cuando se levanta, Javier Godoy le pide a su madre que le lleve a la escuela y pese a que el curso ya ha comenzado y fue aceptado en un centro educativo todavía no es posible que asista. Javier padece el Síndrome Nefrótico Congénito Finlandés, una enfermedad rara que le ha hecho pasar largos periodos de tiempo hospitalizado desde que se la diagnosticaron con poco más de un mes. Mediante sesiones de diálisis de 12 horas cada noche su estado ha mejorado parcialmente, hace dos meses comenzó a caminar, pero para poder ir al colegio necesita la compañía permanente de un monitor que no llega. Para instar a la Junta de Andalucía a dar este servicio de atención para Javier, su tía inició ayer una campaña de recogida de firmas en la plataforma de internet change.org que solo en un día ha conseguido más de 3.000 apoyos.

«Mi hijo tiene dos riñones mal, pierde proteínas a través del pipí y desde febrero recibe diálisis durante 12 horas cada noche que yo mismo le doy después de que realizara un curso para aprender, no come por boca, tiene medicación y si se da un golpe hay que ponerle hielo rápidamente porque se le inflama la piel, no puede estar en el colegio sin un monitor que lo atienda, pero tiene derecho a ir al colegio como cualquier niño», relata Carmen Navarro, madre de Javier.

En marzo del pasado año, la familia de Javier inició los trámites con la Junta de Andalucía para su escolarización. Tras numerosos trámites, el Colegio Público Manzano Jiménez de Campillos aprobó la matricula a la espera de que se le dotara con un monitor para atenderlo. «El monitor no ha venido al comenzar el curso, me dicen desde la Junta de Andalucía que por falta de recursos económicos, sé que en otros colegios de la provincia hay casos de niños con monitor, él durante el tiempo de clase necesita tomar medicinas, hidratarse a través de una sonda, tomar un biberón y además él no se mueve como otros niños por falta de fuerza», explica la madre, que especifica que su hijo requiere un monitor, «a poder ser de perfil sanitario».

Próxima reunión

Según informó a este periódico ayer la Delegación de Educación en Málaga, Javier Godoy tiene garantizada la atención educativa en el colegio Manzano Jiménez de Campillos puesto que dispone de un Profesional Técnico de Integración Social, «que es el recurso necesario según marca su dictamen de escolarización». Asimismo, se va a proceder a una reunión con la madre, concertada hace días, para ajustar la atención que pudiera necesitar el alumno, aseguraron desde la Junta.