Diario Sur

Más de 140.000 personas pasarán cada año por la nueva estación de autobuses

Antonia Ledesma y Felipe López, junto a Ruiz Espejo y otras autoridades. :: i gelibter
Antonia Ledesma y Felipe López, junto a Ruiz Espejo y otras autoridades. :: i gelibter
  • El consejero de Fomento de la Junta de Andalucía, Felipe López, hace entrega de las llaves a la alcaldesa de la ciudad, Antonia Ledesma

iván gelibter

Con una estética espectacular y un uso que parece prometedor, el Ayuntamiento de Alhaurín el Grande recepcionó ayer al mediodía de manos del consejero de Fomento de la Junta de Andalucía, Felipe López, la nueva estación de autobuses de la localidad. Esta infraestructura, con parada lateral para dos autobuses, albergará seis líneas regulares que transportan anualmente a más de 144.000 personas. Está situada en un solar con un importante desnivel de terreno, lo que ha permitido construir el edificio de la estación en un gran hueco que penetra el muro, con una amplia plaza ajardinada en su parte superior, «respetando el entorno urbano en el que se integra», tal como se explicó durante la presentación.

El edificio terminal está compuesto por sala de espera, un pequeño bar, aseos y un punto de información y venta de billetes; además de un almacén de apoyo al bar y una sala de máquinas para los aparatos de aire acondicionado. La fachada del inmueble es de vidrio y tiene un gran vuelo para proteger de la lluvia o del sol la espera en el exterior.

La construcción de este tipo de infraestructuras suponen además importantes actuaciones de remodelación urbana dentro del municipio. En este caso, la calle Iglesias donde se localiza la estación, presenta ahora una nueva imagen con una plaza pública, de unos 1.520 metros cuadrados, con dos plataformas. La primera de ellas más urbana, pavimentada y útil como mirador hacia la vaguada, y con un evidente toque vanguardista; y la segunda, con materiales más blandos como albero y vegetación que se ha colocado en el perímetro.

Una visita inédita

La entrega de las llaves de la estación, protegonizada por la alcaldesa, Antonia Ledesma, y por el consejero del ramo Felipe López, supone un hito en la política local alhaurina. Tanto la propia Ledesma, en una conversación informal, como varios concejales de distintos partidos, reconocieron «no acordarse» de la última vez que un alto responsable de la administración regional visitó la localidad, y datan la última visita en «algo más de diez años como mínimo». Aún así, la relación entre la regidora y López fue cordial, y apelaron a seguir trabajando de manera conjunta.