Diario Sur

Cartajima inicia el curso con ocho alumnos y asegura la continuidad del colegio

  • Tres parejas, con dos hijos cada una, se han trasladado a vivir al pueblo tras la oferta de trabajo y casa del Ayuntamiento

v

melgar. Cartajima, en el Alto Valle del Genal, en la Serranía de Ronda, ha iniciado el curso escolar con un total de ocho alumnos en la sede del Colegio Público Rural (CPR) 'Alto Genal' que se mantiene en esta localidad y que también funciona en Parauta, Alpandeire, Faraján, Júzcar y Pujerra. Según explicó ayer el alcalde, Francisco Benítez, así se asegura la continuidad del centro educativo puesto que éste llegó a quedarse con tan solo dos alumnas (aunque nunca recibió ningún aviso oficial del posible cierre). Fue en abril cuando saltaron todas las alarmas y el Consistorio decidió hacer un llamamiento para evitar el cierre, ofreciendo trabajo y alquiler de viviendas a bajo coste a las familias, con hijos en edad escolar, que fijasen su residencia en Cartajima y, por ende, llevasen a sus hijos al citado colegio.

Desde entonces, el Ayuntamiento recibió un verdadero aluvión de solicitudes, procedentes de la provincia y de toda Andalucía y España (incluso se registraron algunas de países del extranjero, como Rusia y Portugal, entre otros).

La iniciativa corrió como la pólvora y el Ayuntamiento se llegó incluso a ver desbordado. Actualmente, según dijo el regidor, se han contabilizado alrededor de 3.700 solicitudes. «A día de hoy siguen llegando, pero ya solo damos cabida a personas que tengan algún proyecto emprendedor y lo quieran poner en marcha en el pueblo», indicó Benítez, al tiempo que señaló que la localidad, con en torno a 250 habitantes, tampoco tiene recursos para atender a tal número de demandas.

A la espera de la cuarta

Las nuevas familias que ya viven en Cartajima son: un matrimonio de origen ruso, que antes vivía en Fuengirola y que trabaja en el sector turístico, con dos hijas; otro matrimonio procedente de la capital malagueña y otro que residía en Ronda. «Todos los niños tienen entre tres y siete años, son en total siete niñas y un niño», comentó el alcalde. En estos tres casos, las parejas se han interesado por las facilidades para acceder a la vivienda más que por los empleos. Uno de los matrimonios, el de origen ruso, gestionará el Centro de Interpretación de Cartajima, un proyecto financiado con fondos públicos, y que es propiedad del Ayuntamiento, que no se llegó a poner en marcha. «También estamos esperando una cuarta familia que vendrá igualmente de Andalucía», afirmó Benítez, que se mostró muy satisfecho por la iniciativa que puso en marcha.