Diario Sur

Admiten a trámite una demanda vecinal por facturación irregular de agua

La comunidad de vecinos, que tiene 58 viviendas, usa el agua para la piscina y el riego . :: i. gelibter
La comunidad de vecinos, que tiene 58 viviendas, usa el agua para la piscina y el riego . :: i. gelibter
  • La comunidad de Villamonte, en la barriada de Platero, considera que se les han cobrado 40.000 euros más de lo debido

Las 58 familias que viven en el conjunto residencial Villamonte de la barriada Platero -en el municipio de Alhaurín de la Torre- llevan varios años en pie de guerra contra el Ayuntamiento, y ahora parece que la justicia les ha dado una oportunidad de que les reembolsen 40.000 euros que aseguran que se les adeudan.

El juzgado de lo contencioso administrativo de Málaga ha aceptado a trámite una demanda de esta comunidad de vecinos contra la empresa municipal de aguas, Aqualuro, y contra el propio Consistorio alhaurino, por supuestos cobros irregulares de la factura comunitaria de agua -que no la de las viviendas- durante al menos diez trimestres de 2012 a 2014, hasta un total de 38.631 euros. En concreto, la demanda presentada por los vecinos señala que empezaron a recibir unas liquidaciones cuantiosas y abusivas respecto del abastecimiento de aguas, las cuales se fueron sucediendo hasta el cuarto trimestre de 2014, «sin causa legal ni fáctica que las justificara».

Tal como explicó ayer a SUR el administrador, Ángel Hernández, las sumas de los recibos son abultadísimos sin causa justificada de ninguna clase, «pues la comunidad de propietarios está compuesta de 58 casas», y además apunta, como reza la demanda, que la empresa municipal de aguas Aqualauro realiza la lectura de un modo «que es ilegal y fuera de la normativa andaluza».

Cada casa, a efectos de medir el consumo de agua, tiene su propio contador parcial individual y la comunidad tiene un totalizador. «La fórmula utilizada por Aqualauro está presuntamente fuera de la legalidad, y consiste en restar al resultado total del totalizador, el total de los contadores parciales, dando como resultado el total a pagar cada trimestre por la comunidad», apuntan en la demanda, que además señala al director gerente de Aqualuro como el responsable de haber dado esta explicación a los vecinos. «En el recibo de agua no dice nada sobre el resultado de la sumatoria de los parciales, por lo que la lectura es irreal y arbitraria y por tanto se trata de un enriquecimiento injusto e ilícito de la Administración que asciende a casi 40.000 euros», sentencia el texto de la demanda.

Además de evidenciar que este sistema de facturación no es el correcto, Ángel Hernández explica que una prueba de la nulidad de los recibos de agua emitidos por la Administración es el alta obtenida por la comunidad de un nuevo suministro de servicios comunes de aguas, riego y piscina en verano, a través de una nueva póliza de contrato, y la instalación de una nueva red de riego y servicio de piscina a coste de la comunidad, «que ha dado lugar a una bajada acusadísima de los recibos en el año 2015», hasta el punto de no tener que pagar ninguna cantidad en el primer trimestre del año, en el que las lluvias no hicieron necesario el uso del riego, mientras que la piscina está cerrada en esos meses. Durante el primer trimestre de 2013 y 2014 (cuando subieron las cantidades de las facturas), éstas llegaron a ser de 1.246,71 y 2.154,81 euros respectivamente.

Por otro lado, desde la comunidad de propietarios no descartan que este sistema de facturación se repita en otras comunidades, con el consiguiente cobro de más en las facturas.

«Lecturas reales»

Pese a la aceptación de la demanda por parte de la comunidad de vecinos, desde el Ayuntamiento rechazan que los cobros sean irregulares. Fuentes internas señalaron a SUR que se trata de «lecturas reales de forma reglamentaria», y que desde Aqualuro se les avisó de que la instalación estaba «desfasada» y que necesitaba ser reparada. Además, aseguran desde el Ayuntamiento que están convencidos de que el juez fallará a su favor.