Denuncian a tres clientes de un bar de Alhaurín el Grande por increpar a dos policías tras cerrar una terraza

El local está situado en el antiguo Camino de Málaga, principal zona de bares del pueblo.
El local está situado en el antiguo Camino de Málaga, principal zona de bares del pueblo. / Iván Gelibter
  • La oposición asegura que se trata de una supuesta maniobra municipal para «acuartelar» a los agentes al día siguiente «para que no molestasen» en la ‘Noche en Blanco’

El conflicto del ruido y la ocupación de la vía pública de las terrazas de los bares no es una cosa exclusiva de las zonas más masificadas de la costa. Cada vez se registran más casos en localidades más tranquilas del interior provincial. El asunto no es nuevo:desde hace aproximadamente un año, los agentes de la Policía Local ha estado levantando expediente a los locales del Camino de Málaga –principal zona de bares de Alhaurín el Grande– por incumplir el horario máximo de las terrazas, a las dos de la mañana. Sin embargo, hasta escasas semanas, el Ayuntamiento había evitado proceder a estudiar las sanciones, que finalmente llevaron al último pleno ordinario celebrado en julio.

El viernes pasado, dos agentes del Cuerpo detectaron que uno de estos locales seguía supuestamente con la terraza abierta pasado el límite horario. Tras acceder al local, y según el atestado policial al que ha tenido acceso este periódico, varios clientes del bar habrían comenzado a increpar a los agentes con frases como: «¿Qué pasa, que no tenéis otra cosa que hacer?; esto es por el sueldo; sinvergüenzas, chulos», motivo por el que los efectivos decidieron proceder a levantar actas de denuncia.

Uno de los afectados, incluso, se negó, presuntamente, a identificarse, razón por la que fue trasladado a dependencias policiales, y posteriormente denunciado por no haber querido supuestamente presentar su documentación cuando le fue requerida.

El sábado se dio otra circunstancia que la oposición en el Consistorio ha relacionado directamente con los hechos que constan en la denuncia policial mencionada. Ese día se celebraba en Alhaurín el Grande la ‘Noche en Blanco’, un evento que reúne en la calle a miles de personas. Según fuentes de la Policía consultadas por SUR, el jefe del Cuerpo habría cambiado la hoja de servicio a las 20.30 horas; en ella habría dictaminado que las dos patrullas disponibles para esa noche estarían en la pedanía de Villafranco del Guadalhorce (a varios kilómetros del Camino de Málaga), y en la propia Comisaría, bajo la premisa de no acudir a la zona del evento a menos que fuera totalmente necesario, algo que llamó la atención de los agentes.

Pasadas las tres de la mañana, uno de los vehículos tuvo que acudir a una llamada en la zona de estos bares, observando que las terrazas seguían abiertas una hora después del límite establecido. Por el hecho de no haber agentes de servicio en la zona, no se habían realizado actas de sanción, según las mismas fuentes.

Desde la perspectiva de la oposición, ambos hechos, los ocurridos el viernes y el sábado, estarían relacionados, cuestión que atribuyen al hecho de que uno de los copropietarios del local donde se originaron las denuncias es familiar de un concejal del equipo de gobierno. Según sostiene, en dicho local se reúnen, de manera habitual, miembros del ejecutivo local.

En palabras del portavoz del PSOE, Luis Miguel Molina, la medida de trasladar a los agentes a la pedanía de Villafranco «es una venganza por lo sucedido el viernes y para que no molestaran al local», acusando directamente de esta maniobra al exalcalde la localidad, Juan Martín Serón.