Diario Sur

Solo 11 de los 63 candidatos a sepulturero en Álora aprueban el teórico

  • La prueba práctica de este proceso, que ha causado expectación a nivel nacional, se celebrará durante los próximos días

El examen teórico de la prueba de sepulturero para el cementerio de Álora ha servido de criba para la mayor parte de candidatos a este puesto. Tal como pudo saber SUR de fuentes del Consistorio, tan solo 11 de los 63 examinados en esta primera fase –además eliminatoria– ha conseguido aprobarlo. En este caso se trataba de una serie de preguntas sobre legislación nacional y de la ordenanza municipal del cementerio de la localidad. Según algunos de los participantes en este examen, éste tenía una elevada dificultad, motivo por el que habría habido un alto número de suspensos.

Álora es, entre otras muchas cosas, uno de los epicentros de la cuestión mortuoria en la comarca del Valle del Guadalhorce. Hasta su cementerio se acercan a diario vecinos de otras localidades, ya sea por la muerte reciente de un familiar, o por visitar a aquellos que ya llevan más tiempo allí. Por esta razón, el camposanto del municipio perote cuenta, desde hace años, con dos sepultureros, ya que en todo momento debe haber alguien de guardia.

Tras la jubilación hace unas semanas de uno de ellos, el Ayuntamiento se ha lanzado a la búsqueda de una nueva persona que ejerza estas funciones, y para ello se han convocado una serie de exámenes. Tal como explicó el alcalde de Álora, José Sánchez, esta prueba de aptitud –en la parte práctica– se relaciona con la cuestión de albañilería; «como por ejemplo instalar una lápida», aseguró. El que resulte vencedor de esta segunda y última prueba pasará a ser personal laboral indefinido del Ayuntamiento de Álora, con un sueldo que rondará los 1.200 euros netos al mes, a lo que habrá que sumar una serie de extras y complementos.

La necesidad de tener estos dos sepultureros en Álora parte de la utilización comarcal del horno crematorio, por lo que su mantenimiento será una de las funciones que el seleccionado tendrá que llevar a cabo. Además de esta labor, el sepulturero deberá participar en los enterramientos, las incineraciones, trabajos de albañilería, jardinería o mantenimiento.

José Sánchez afirmó entender que esta búsqueda llame la atención a nivel nacional. De hecho, ya son varias las televisiones de ámbito estatal que han pedido autorización para grabar la última de las pruebas. «Aun así –señaló– es una necesidad que tenemos que cubrir; es muy normal que busquemos sepulturero y entiendo que se haya presentado mucha gente», sentenció.

Temas