Diario Sur

Innovar deja premio en Cártama

La profesora Rosa Liarte repasa el tema mediante aplicaciones educativas por tablets o móvil.
La profesora Rosa Liarte repasa el tema mediante aplicaciones educativas por tablets o móvil. / Ñito Salas
  • El IES Cartima, seleccionado por Telefónica por su avance hacia la escuela digital

  • Abierto hace dos años, este nuevo instituto trabaja por proyectos y ha sustituido los libros y apuntes por tabletas y móviles, con unos resultados sorprendentes

En sólo dos años de funcionamiento, el IES Cartima, en la Estación de Cártama, ha conseguido colocar su proyecto docente entre los más innovadores de España. Así lo ha juzgado la Fundación Telefónica, que ha reconocido a este joven instituto malagueño con el premio Escuelas para la Sociedad Digital 2015. También han recibido premios en otras categorías un colegio de infantil y primaria de Atarfe y otro de Madrid y otros tres institutos de Barcelona.

La sorpresa y alegría era compartida ayer por el equipo docente, alumnos y padres, implicados todos en un proyecto que supone una revolución educativa, un cambio de mentalidad y una nueva organización del trabajo. En las clases, sobre las mesas, no se ven libros. En las pequeñas pantallas de las tablets, los alumnos consultan los temas. Y los profesores les evalúan también mediante aplicaciones educativas específicas.

El jurado, que ha tenido que valorar durante los últimos meses 154 proyectos, destaca el esfuerzo en convertir al instituto en «epicentro de mejora social y educativa a nivel local, la creatividad a la hora de sortear obstáculos y la combinación de un fuerte liderazgo directivo con el espíritu democrático en la toma de decisiones».

El director del Cartima, José María Ruiz Palomo, se mostró ayer «sorprendido» con el fallo. «La verdad es que no lo esperábamos, sobre todo después de ver el nivel de muchos de los proyectos que pasaron a la final», comentaba. «Creo que el jurado ha valorado aquí el potencial de nuestro proyecto y no sólo los resultados», explicó.

El proyecto presentado, que les ha valido este primer premio, tiene por título ‘BTOY un proyecto artístico interdisciplinar’, en el que la artista urbana Andrea Michaelsson (BTOY) transforma un espacio del centro a partir de una indagación sobre el papel de la mujer en nuestro entorno. El producto final es un mural bajo la dirección de BTOY con el empleo del grafiti y que ha permitido estimular la creatividad e impactar en el entorno del alumno.

El premio supone un respaldo fundamental para el proyecto educativo del centro, que ha tenido que superar miedos y reticencias por parte de las familias. Trabajar por proyectos y no utilizar libros de texto es un cambio brusco al que se han ido acostumbrando poco a poco y cuyos resultados ya convencen a los padres. «Lo que nosotros hacemos choca con la tradición escolar del entorno, tienes que ir a centros muy específicos de España o al extranjero para encontrar proyectos de este tipo y, claro, lleva tiempo conseguir el respaldo, convencer a las familias y que superen sus temores», afirmó el director. «Todo esto nos reafirma en que es ésta la línea que tenemos que seguir», dijo.

Por llegar a la fase final, el centro consiguió un premio en metálico de mil euros. Y por haber quedado seleccionado, otros 9.000 euros. Este premio, como ya indicaron cuando les preguntaron durante la fase final, se invertirá en tecnología, en compra de material para trabajar en robótica, programación y «hacer una apuesta importante por la tecnología», apuntó el director.