Mari Ángeles Guzmán: «Mi trabajo en Londres da muchos días libres para salir, estudiar y ver a la familia»

Mari Ángeles (izqda.), con una compañera y vecina de Coín. /
Mari Ángeles (izqda.), con una compañera y vecina de Coín.

Esta joven enfermera natural de Coín vive desde hace ya seis años en la capital británica con unas condiciones con las que no se plantea volver a su pueblo

IVÁN GELIBTER

Mari Ángeles Guzmán llegó a Inglaterra el 25 de enero del 2009, con un grupo de 25 españoles dispuestos a trabajar de enfermera en Huntingdon, un pueblo cerca de Cambridge. La intención «y la esperanza» era encontrar unas condiciones laborales que en ese momento no tenía en España, y con el firme propósito de mejorar su inglés y de paso conocer el sistema sanitario local. Pensó que eso le abriría puertas y podría encontrar un trabajo «medio digno» en España para volverse al año siguiente. Al año y medio empezó con la especialidad de matrona; por lo que se mudó a Londres donde vive actualmente. Ahora lleva tres años trabajando de matrona en un hospital en el centro de la capital. «Estoy súper contenta. La verdad que el trabajo aquí y en España difiere mucho, tanto en las condiciones laborales como en la calidad del cuidado».

«Una matrona», cuenta Mari Ángeles, «recién terminada la universidad gana unas 26.000 libras anuales en bruto, además de cobrar extra las noches y festivos. Normalmente trabajamos 150 horas cada cuatro semanas, en turnos de 12 horas. Esto se traduce en 13 turnos cada 4 semanas; por lo que dan muchos días libres para salir, viajar, conocer gente, estudiar, descubrir Londres y visitar a mi familia».

Quién es

Mari Ángelez Guzmán, natural de Coín.
Estudios: Enfermermería y especialidad de matrona, realizada en Inglaterra.
¿Qué está haciendo? Trabaja de matrona en un hospital.
Aficiones: Salir, viajar, estudiar y conocer gente.

Mari Ángeles no tiene fecha de vuelta. «Lo que más echo de menos son los productos frescos, mi pobre madre siempre me lo tiene preparado para cuando aterrizo un buen picadillo de tomate y pescado fresco», afirma. De momento no tiene decha de vuelta a Coín, pero mientras tanto crece como persona acompañada de varias paisanas. «La gente se sorprende al preguntarme de dónde soy, aunque muchas veces con solo decir mi nombre y el acento no hay dudas», señala. «Siempre me preguntan que qué hago aquí en Londres con lo bien que se vive en Málaga, y la verdad es que muchas veces ni sé qué contestar». Aunque claro, eso cambia cuando recuerda cuáles son las condiciones en España. «Si antes de venirme a Inglaterra me dicen que me iba a quedar tanto tiempo, no me lo hubiera creído jamás».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos