Aquel verano de la diseñadora Susana Torrubia

Verano de 2007. ‘Quemada’ de la velocidad a la que se trabaja en la moda, decidió irse a Bali a desconectar. Aquel viaje fue su punto de inflexión.

Nada de vacaciones y mucho trabajo. Así es esta época del año para la diseñadora y creadora de Su-shi y Bohemy

MARI CARMEN PARRAMálaga

Trabajar entre patrones, telas, agujas y colecciones de moda puede ser a primera vista un oficio ideal. Y es que la moda al igual que otros muchos sectores está llena de tópicos, muchos de ellos reflejados en series o programas de televisión, que convierten este mundo en algo fácil y sencillo e, incluso, en ocasiones dan una visión de ser superficial, algo que nada tiene que ver con la realidad. Prueba de ello es Susana Torrubia, diseñadora y creadora de la marca Su-shi y de Bohemy, una joven malagueña que desde pequeña cuando jugaba a La Rueda de la Moda para hacerle colecciones a las Barbies que después su madre le cosía, se vislumbraba que tendría un hueco en el difícil mundo de la moda. Y así ha sido.

Y es que un Vogue fue el causante directo de que Susana Torrubia, que entonces estudiaba Publicidad y Relaciones Públicas, tomara una decisión que había alargado durante muchos años: Estudiar Moda. Eso sí, primero terminó su carrera de Publicidad y Relaciones Públicas, para después trasladarse a Madrid y formarse en el IED, una diplomatura con un plan de estudios más serio que no se centraba sólo en dibujar, sino que estaba muy orientado al tema empresarial. «Estudiabas Derecho, la parte económica de la empresa, todo lo que tenía que ver con el proyecto. De hecho, se hacía desde los bocetos, pasando por los prototipos y finalizando con los catálogos», señala Torrubia. Desde entonces sus veranos no han tenido nada que ver con los de cualquier ciudadano de a pie, puesto que primero aprovechaba ese tiempo para irse a Londres a seguir formándose en la prestigiosa Central Saint Martins, donde realizaba cursos. «Así estuve los tres años que estuve en Madrid, ya que como estudiar moda lo hice de segundas, pues quise aprender lo máximo posible en el menor tiempo. Entonces, de 2000 a 2003, estuve concentrada en hacer todos los monográficos y aprender otras series de cosas más específicas que en los tres años de diplomatura no se daban», explica la diseñadora.

En detalle

Estudió Publicidad, pero lo suyo era la moda. Se formó y sacrificó sus vacaciones para ampliar conocimiento. De un viaje a Bali nació Su-shi. Hoy en día, sus bolsos y complementos son objeto de deseo de las más ‘fashionistas’ gracias a ese punto atemporal, bohemio y vintage que poseen

Sin embargo, esta vorágine de esfuerzo en la que se había sumergido no finalizó cuando terminó sus estudios, sino que se acentuó. «Cuando terminé empecé a trabajar como diseñadora y como directora creativa en varias empresas», relata Torrubia, a la vez que hace hincapié en que el trabajo de la moda «es muy bonito desde fuera, pero es muy estresante desde dentro». Así, se embarcó en jornadas de interminables horas donde el estrés hacía mella. «En moda se trabajan muchísimas horas, se trabaja con fechas y siempre se va tarde», de ahí, que después de unos años Susana Torrubia se sintiera «un poco ‘quemada’» de lo rápido que va la moda en el textil.

En ese momento, pensó en hacer joyería, pero surgió un viaje a Bali con una amiga que hacía punto y que se estaba quedando sin productores en España. Allí, trabajaron durante meses y en ese tiempo de relax y desconexión se dio cuenta de que sí quería volver a sus orígenes: el textil y el complemento, sobre todo. «Hice algunos prototipos para mí, sin una idea fija y fue cuando me di cuenta de que el textil y complemento era lo que me gustaba y me motivaba». Empezó a hacer algunas piezas con artesanos locales que después se trajo a España y que finalmente se produjeron en Ubrique. Aquel viaje le ayudó a desconectar y ver lo que quería hacer. «Me hizo darme cuenta que no era el textil realmente lo que no me gustaba, sino la forma en la que yo venía trabajando que era distinta».

La mismísima Chiara Ferragni le escribió para que le enviase un bolso y lucirlo en su blog

En ese momento nació Su-shi, al principio fueron bolsos; después en la segunda colección, que sí estaba pensada de una manera más comercial, incluyó otros complementos como marroquinería; en la siguiente calzado; tras ellos llegó la joyería, y más tarde una línea pequeñita de textil. La increíble aceptación que tuvo fue totalmente inesperada. «Me pilló totalmente por sorpresa. De hecho, yo trabajaba en un taller pequeñito y solo se realizaban 50 piezas al mes y por eso empezó el tema de los ‘pre-orders’, porque sólo se podía hacer esa cifra y la demanda era muy alta», afirma Susana Torrubia, que recuerda como la mismísima Chiara Ferragni le escribió para que le enviase un bolso.

En la actualidad, el universo Su-shi ha crecido y desde hace más de un año Málaga cuenta con Bohemy, donde el estilo bohemio y vintage, inspirado en el estilo de vida de la Costa Oeste y de Australia tiene presencia en Málaga. Con este nuevo proyecto también en marcha, el trabajo en verano se duplica. «Lo habitual es que en junio se empiece con la época de ferias, «pero si se tiene tienda ‘on line’ propia como nosotras tienes que preparar las rebajas en julio, a lo que se le suma que con Bohemy se trabaja de manera semanal». Todo ello sin olvidar Su-shi y la página web que está al caer. «Espero que para la nueva colección salga la web, porque llevamos mucho retraso, así que mi idea es que esté lista para el mes de septiembre», indica una ilusionada Susana Torrubia que espera el despegue de la tienda ‘on line’ para ver cómo funciona y así plantearse si abrir «dos o tres tiendas más», con las que deleitar a los amantes de la moda.

Fotos

Vídeos