Letizia repite un vestido de Nina Ricci en rojo, su color favorito

La reina ha apostado por un diseño drapeado que ya lució en un encuentro con Michelle Obama en junio de 2016 en La Zarzuela

Ester Requena
ESTER REQUENA

«La 'jefa' que se siente a la derecha». Con esa orden que resonaba en los pinganillos de seguridad de la Casa Real comenzaba la visita real de doña Letizia a Málaga. Y la reina volvió a apostar por su color preferido, el rojo pasión, además, un guiño también para el Instituto Cervantes al ser su tono corporativo. Para su visita de esta mañana a Málaga (donde la monarca ha inaugurado el encuentro de los directores de la institución en el Museo Ruso en la antigua Tabacalera) la reina Letizia ha apostado por un vestido drapeado de Nina Ricci de la colección otoño 2016 de largo midi confeccionado en seda. Y no es la primera vez que lo luce. Doña Letizia ya llevó este modelo durante el encuentro que mantuvo en junio de 2016 en Madrid con la primera dama estadounidese, Michelle Obama. Desde entonces no se le ha vuelto a ver con él.

En aquella ocasión la reina remató el estilismo con unos salones 'nude'. En su visita a Málaga, la reina ha optado por un 'total look' en rojo, estrenando unos tacones en el mismo tono que el vestido. Ha rematado el 'outfit' con unos pendientes dorados de Tous y un bolso Carolina Herrera, ambos de su fondo de armario. Al igual que hizo en su primera aparición con este vestido, esta vez la reina ha vuelto a lucir cabello liso, sin recogido, para no recargar un outfit ya llamativo de por sí y ofrecer una imagen más informal y natural.

Curiosamente, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha elegido el mismo color para el acto. Eso sí, rematado con un cinturón dorado y unos tacones nude. «Susana podría haber ido de amarillo y así hubieran hecho la bandera de España», comentaban en corrillos los malagueños que se agolparon a las puertas de Tabacalera para ver de cerca a doña Letizia. No en vano, la monarca no pisaba la ciudad desde noviembre de 2015, cuando acudió a la entrega de los premios nacionales de Innovación y Diseño en el Teatro Cervantes.

Detalles del modelo y complementos que ha lucido doña Letizia en su visita a Málaga. / Fernando González

Precisamente con la regidora andaluza, la monarca demostró mucha cercanía. Y no sólo porque en la foto oficial y durante el acto, el protocolo las puso juntas, sino que estuvieron charlando distendidamente tras la inauguración, despidiéndose muy afectuosamente.

Doña Letizia apenas estuvo una hora y media en el Museo Ruso, aunque entre los obsequios que recibió se encontraban algunos de sus catálogos. Y, pese a su visita fugaz, muchos malagueños se acercaron a las puertas para conocerla, algunos con la bandera de España. Otros, con sombrilla de playa incluida, se encontraban de golpe la comitiva y 'aparcaban' su visita a la playa por ver a la reina. Eso sí, se tuvieron que conformar con verla en el coche, ya que el acceso al recinto estaba restringuido. Doña Letizia al verlos decidió bajar la ventanilla para saludarlos. «¡Qué guapa es! Tiene cara de muñeca», se escuchó inmediatamente. Fueron apenas unos segundos, pero los móviles no pararon de hacer fotos.

Fotos

Vídeos