Asos apuesta por culos reales y con estrías en su campaña de verano

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Se acabaron los cuerpos esculturales de pieles radiantes tan envidiables como minoritarios. Es el turno de la belleza real. Sin aditivos ni retoques. La moda reivindica mujeres imperfectas. Con su flacidez y sus estrías. Imágenes menos hipnóticas pero aplaudidas por las consumidoras finales, cansadas -y frustradas- de comprar bikinis y ropa interior lucidos por modelos de 90-60-90 en las que no hay rastro de celulitis ni de un gramo de más. ¿La última en subirse a este carro? La firma Asos. En su última campaña de verano la marca británica ha entonado el 'no' al Photoshop apostando por modelos con las mismas imperfecciones que el resto de las mortales.

Así, en su página web Asos muestra a sus modelos posando con las prendas de la nueva temporada (bañadores, sujetadores, etc) sin ningún tipo de retoque fotográfico mostrando sin pudor sus estrías y su celulitis, una iniciativa muy celebrada en redes sociales. Y es que con la llegada de la campaña estival comienza para muchas la pesadilla de darse de bruces con comparativas odiosas que hacen más tediosa si cabe la complicada búsqueda del traje de baño perfecto. Ese con el que sentirse cómoda aunque la 'operación bikini' no haya dado los frutos esperados.

La industria de la moda empieza a percibir que la naturalidad y lo real son valores al alza que contribuyen a reforzar en positivo la imagen de marca

En Twitter o Instagram son muchas las mujeres que han agradecido la campaña usando sus perfiles para aplaudir este nuevo canto a la imperfección, cada vez más recurrente en una industria que empieza a percibir que la naturalidad y lo real son valores al alza que no solo reconfortan sino que además gustan y contribuyen a reforzar en positivo la imagen de marca.

El caso de Asos de hecho no es aislado. En los últimos meses otras marcas se han propuesto difundir una imagen más real -y menos dictatorial- del cuerpo femenino, cansado ya de tanta competencia. La propia firma internacional Victoria’s Secret dejaba ver en una imagen difundida hace unos meses que hasta sus ángeles tienen estrías. La instantánea mostraba a la top model Jasmine Tookes en una sesión fotográfica posando con el mítico Bright Fantasy Bra, el sujetador de esmeraldas y diamantes valorado en tres millones de dólares.

¿Algo está cambiando en el mundo de la moda? Pues, por suerte, parece que sí. Desigual ha sido una de las marcas españolas en llevar la voz cantante diciendo sí a las curvas. Y a todo lo que ellas conllevan. En una de sus últimas campañas, la firma apostó por la modelo Charli Howard, la misma que se plantó ante su agencia cuando le pidieron perder peso. “Que os jodan por decir que con 1,72 metros y una talla 34 soy demasiado grande”, contestó a las exigencias para continuar desfilando. Meses después, Howard protagonizaba la campaña de verano de Desigual dando respuesta por fin a uno de los reclamos más repetidos entre las asociaciones de mujeres: que la moda difunda una imagen más real del cuerpo femenino. Y ese, parece, es el futuro.

Fotos

Vídeos