Publirreportaje

"No acudir a profesionales de la uña provoca problemas estéticos y sanitarios"

Entrevista a Rocío Torres, Técnico especialista, instructora en uñas y distribuidora oficial de Mistero Milano en España

Sois una empresa dedicada al trabajo de la uña esculpida en acrílico, gel y decoración. ¿Qué servicios ofrecéis?

Nos dedicamos principalmente a la venta de productos profesionales para el cuidado de las uñas y a impartir cursos especializados en el tratamiento de las mismas como cursos de uñas de gel, acrílicos, decoración en varios niveles o formaciones para instrucción o competición, ente otras.

¿Cuál es la trayectoria del centro?

Llevamos abiertos desde 2004, soy instructora desde 2007 y desde 2013 soy jueza internacional de uñas. Este es un curso oficial de la asociación INJA y en las competiciones internacionales, rigiéndonos por una serie de normas, evaluamos las estructuras, laterales, cutículas y otros pormenores de las competidoras. Es muy exhaustivo.

¿Qué supone ser distribuidor oficial de Mistero Milano?

Hace cuatro años que somos distribuidores nacionales de la marca y es un privilegio porque es la firma de mayor calidad del mercado. Antes distribuíamos solo a nivel local pero apostamos por Mistero Milano y somos los únicos proveedores de todo el territorio nacional.

¿Cómo se encuentra actualmente el sector del tratamiento de las uñas?

El sector está en auge. Cada año se abren nuevos centros, incluso en época de crisis como la que hemos pasado. La gente apuesta por el aprendizaje en esta materia porque ve que los salones están llenos y es un negocio sencillo de montar ya que no necesita grandes inversiones económicas ni de espacio. Es una forma de autoempleo e incluso de abrir mercado.

El problema principal que tenemos es la falta de regulación de un organismo oficial. Se nos asocia a la estética, pero por ejemplo yo no soy esteticista, solo me dedico a las uñas. Así que tenemos una laguna laboral grande. De hecho hoy en día cualquier persona puede ser profesora o abrir un centro porque no exigen absolutamente nada. Aunque estamos luchando para que cambie.

¿Qué diferencias encontrará el cliente entre un profesional cualificado y alguien sin formación específica?

Pues las diferencias no solo son estéticas, también sanitarias. Actualmente hay personas que se dedican a comprar productos de muy mala calidad y ofrecen un servicio muy barato pero incluso peligroso. Desde lo más básico, que es el acabado del trabajo, a la duración del mismo o ya destrozos relacionados con la falta de higiene como hongos, entre otras enfermedades, por no usar limas desechables o esterilizar el material entre clientas. El técnico especialista es quien realmente sabe cómo dar ese servicio de calidad.

En lo que respecta a la duración, cuando se hace un trabajo de calidad lo normal es que las uñas se mantengan entre tres semanas y un mes. Y sin embargo en centros que no tienen cualificación es habitual que la clienta aún no haya salido por la puerta y ya se haya caído una pieza. O se pongan amarillas, se rompan, se desconchen...pueden pasar muchas cosas.

¿Cómo afecta esta falta de regulación al ámbito de la formación?

Actualmente hay gente que no está cualificada y se dedica a impartir cursos a un coste muy económico que al final acaba saliendo caro. Yo he visto dar cursos de acrílicos, gel y decoración en solo un día. Y sin embargo mis cursos son de 64 horas y siempre se quedan cosas por profundizar.

Fotos

Vídeos