Diario Sur

Glamour de calle en la Pasarela Larios

Diseño de Antonio Banderas para Selected Homme.
Diseño de Antonio Banderas para Selected Homme. / Daniel Pérez.
  • Las firmas comerciales suben a la alfombra de la moda ‘looks’ elegantes y modernos sin estridencias

  • La versátil colección de Antonio Banderas para Selected Homme cierra la segunda y última jornada de la cita con aplausos

Ni la ‘personal shopper’ más experimentada sería capaz de rastrear en un solo días las tendencias de las principales firmas comerciales. Pues bien, ayer algunos pudieron hacerlo en dos horas. Lo que se lleva –y se encuentra– en las tiendas del país desfiló anoche por la alfombra de la moda más larga de Europa, la Pasarela Larios, un día después de conocer lo que se cuece en la alta costura. Quince marcas de referencia vistieron a la mujer y al hombre urbanita con ‘looks’ todoterrenos para el día y elegantes modelos de fiesta (los que más), glamour de calle marcado por la modernidad sin estridencias. Pero la segunda y última jornada dio para más. Reservó espacio a jóvenes diseñadores malagueños y contó con un aliciente final: la presentación de la colección que ha creado Antonio Banderas para la firma Selected Homme.

Y solo el nombre ya es garantía de éxito. Fue anunciar el pase de los diseños del «mejor embajador de Málaga» y la pasarela concedió su aplauso más grande de la noche. La propuesta del actor lo merece. Acostumbrado a vestir tanto para una alfombra roja como para un día de batalla, ‘Antonio Banderas Design by Selected Homme’ propone desde elegantes trajes de chaqueta con pajarita hasta estilismos desenfadados que combinan vaqueros desgastados con chaquetas de cuero. En el punto intermedio, una camisa con chaleco, sin más, funciona para todos los momentos del día. Versátil y siguiendo las tendencias sin que nada chirríe.

Fue el cierre de gala a una noche que abrió Olimara con su colección de fiesta. Vestidos de tejidos brillantes y colores vivos, como amarillo, rosa o rojo, que completaron las modelos con grandes pamelas y flores al pelo. En conjunto, una mujer sofisticada. La Gioconda ofreció las dos caras de las novias: la más tradicional con estilizados vestidos que dejan poco al descubierto, salvo la espalda; y la más rompedora que se atreve con estampados florales en la falda. Para las que quieran deslumbrar, puso sobre la pasarela un elaborado vestido plagado de apliques brillantes.

Protocolo, como su nombre indica, cumple las normas de estilo sin dejar de innovar con interesantes chalecos de estampados floreados. Predominan los oscuros y sorprendió el uso de la chistera para darle un toque retro-chic al ‘look’. Los sombreros volverían con Sir Lucky, que se sale de lo convencional con sus trajes de chaqueta azul metalizado o combinados con pantalón negro. Acto seguido, eso sí, demuestra que el ‘gentelman’ de toda la vida también tiene hueco.

Rosas, malvas, rojos y tonos verde agua envuelven a la mujer de fiesta de Carolina Morató, que juega con los dos cuerpos: o partes de arriba trabajadas con faldas lisas, o viceversa. Acompañaban los vestidos los impresionantes tocados de Carmen Beltrán. Para no pasar inadvertida.

Las firmas de El Corte Inglés pusieron sobre la pasarela la moda más urbana. La chica de Tintoretto es capaz de ponerse una camiseta de algodón con una falda de fiesta. Salieron los imprescindibles de la temporada: las pieles, los chalecos y las chaquetas ‘oversize’. Emidio Tucci pone el punto de color en llamativos calcetines que se dejan asomar y en zapatillas deportivas que dan un toque informal a los ‘looks’ más serios. Vaporosos vestidos y pantalones en Amitié; y apuesta por la piel en faldas, pitillos y chaquetas. Divertida la chaqueta de pelo con capucha de Síntesis.

Con música flamenca arrancó el desfile de Dalal Alhasan, quizás un guiño a esos pequeños volantes que incorpora en el cuello, la línea de las mangas o los bolsillos de sus camisas siempre blancas y con bermudas extra anchas. Una mezcla para un hombre no convencional que funciona. Le siguió Impecable Modas, que prefiere el largo para la fiesta, pero los grandes lunares metalizados en sus dos vestidos de cóctel es todo un acierto.

Félix Ramiro demostró su solvencia, ganada a lo largo de una trayectoria de 25 años que ayer fue reconocida por la Pasarela Larios. Lo mismo puede vestir al hombre más clásico que arriesga con trajes de chaqueta a cuadros y pone un punto de color mostaza, rosa o verde en las camisas, corbatas y chalecos. El veterano dio la alternativa a jóvenes diseñadores malagueños, diez talentos que se inspiraron en la Denominación de Origen Ribera del Duero para hacer interesantes diseños en los que, por supuesto, mandaba el color vino.