Diario Sur

Gente de Malaga

Alma y más cosas

Lo que parecía un proyecto imposible, una quimera, comienza a materializarse en algo concreto y tangible: Andalusian Soul (Alma de Andalucía) es el eslogan elegido por las ciudades de Málaga, Sevilla, Córdoba y Granada para 'venderse' al mundo turísticamente hablando, especialmente en mercados de media y larga distancia. Es el primer fruto del 'eje Sevilla-Málaga', una iniciativa surgida de la sociedad civil de la mano de los ex alcaldes Luis Merino y Manuel del Valle y que ha tenido en Francisco de la Torre y en Juan Espadas sus principales avalistas. El proyecto sin la entusiasta intervención de los dos referidos alcaldes se hubiese quedado, una vez más, en fuegos de artificio, pero sin embargo ha ido prendiendo en diversas capas sociales, aunque en lo de la pelota (léase fútbol) la cosa ya es más difícil, pero todo llegará y habrá un momento en el que se deje de cantar eso de 'p... (Málaga o Sevilla, depende el estadio), p... capital'. La idea, aparte de tener en Civisur (nombre del grupo de malagueños y sevillanos empeñados en la suma de las dos capitales andaluzas) su promotor y alma, llevaba ya tiempo en la Alcaldía malagueña, desde donde en su día se propuso más o menos lo mismo al que entonces era alcalde sevillano Juan Ignacio Zoido, pero no hubo tiempo para desarrollarla. Con la llegada de Espadas, el impulso fue definitivo. En todo esto, tampoco descubro nada nuevo, para que estas cosas fluyan tienen que intervenir muchos factores, pero fundamentalmente que haya empatía entre las personas, y entre De la Torre y Espadas la hay, con sus diferencias ideológicas aparte. Ambos tienen dos conceptos de ciudad y de colaboración entre ellas muy parecidos, y también tienen que luchar contra reticencias absurdas de quienes no miran más allá de sus ombligos. Que el 'eje' podía tener futuro se comenzó a vislumbrar de forma importante cuando Córdoba y Granada se unieron al proyecto, y en el Parador de Golf, ese mágico lugar de nuestra hostelería, se escenificó lo que ya es más que un montón de buenas intenciones y que debutará en poco tiempo en Japón para hacer su puesta de largo en Europa en Londres, con la WTM. Ahora hay muchos más caminos por emprender, pero se ha iniciado, que era lo importante, y se ha hecho con el turismo, nuestra gran joya de la corona. Poco a poco se irán sumando proyectos y personas, como refería el alcalde sevillano, quien ofreció un café a la delegación de empresarios de aquella ciudad que se desplazó a Málaga antes de coger el tren que les retornó a su ciudad. La puesta en marcha de la alta velocidad entre Málaga, Granada y Sevilla será una apuesta más en esta historia, impensable hace unos años, y que ya tiene hasta su propio nombre... Ahora, además, se verá todo favorecido para ese importante grupo de 'indecisos' que esperaban que las buenas palabras se materializaran en hechos, como ya ha ocurrido. Por ello, ahora, bueno es reconocer los enormes méritos de dos alcaldes (De la Torre y Espadas), dos ex alcaldes (Merino y Del Valle) y un montón de entusiastas como José Alba. Por eso, la foto del hotel Barceló que se ofrece en esta página, por su significado, tiene un importante valor como testimonio. Y es que la cosa tiene alma (soul), pero también muchas más cosas, porque lo de Sevilla y Málaga parecía insalvable. Ahora ya, sí se puede.

FRAN PEREA, EN VITORIA

El actor malagueño Fran Perea ha sido uno de los grandes referentes del FesTVal de Televisión de Vitoria celebrado hace unos días, donde TVE presentó su 'serie estrella' de la nueva temporada 'La sonata del silencio', en la que Perea comparte el papel protagonista con Eduardo Noriega. Encantado con su papel, el malagueño vive un momento muy importante en su carrera profesional, ya que mantiene una intensa actividad no solo como actor, sino también como productor, compositor y empresario, lo que habla de su versatilidad.

'La sonata del silencio' es una de las producciones más costosas de la historia de TVE y nos traslada a la España de los 40, donde Fran Perea encarna a un joven notario, malo en apariencia, que se hace temer por quienes lo rodean. «Cualquier actor agradece un papel de malo», dijo el malagueño, que desde luego ya no es para nada aquel joven de 'Los Serrano', la serie que lo catapultó a la fama. Y es que como alguien dijo en Vitoria, «el personaje que encarna puede llegar a ser el más odiado de la serie, pero también el de su consagración definitiva ante el gran público por si alguien tenía alguna duda».

Iñaki Peñafiel, director de la serie, afirma que «con 'La sonata del silencio' hemos querido traer el cine negro a la televisión». Nueve capítulos desarrollan la novela de Paloma Sánchez-Garnica, que tendrá, según dicen sus responsables, un final trepidante e inesperado «que se puede estirar». O sea, que si hay audiencia, habrá segunda parte. Lo importante es que Fran Perea cada vez está en un más importante plano del cine y del teatro español. Una gran noticia porque además de su profesionalidad es una gran persona y se merece todo lo mejor.

Nos vamos ya en pleno curso escolar como aquel que dice. Pasó la Virgen de la Victoria, por cierto con más gente en la calle que nunca y una procesión magnífica. Se acabaron los baños de mar (palabras de abuelas) y encaramos una 'nueva temporada'. Que sean felices y que servidor con su permiso lo vea.