Gente de Malaga

Oda a la bohemia en el corazón de Málaga

Oda a la bohemia en el corazón de Málaga
  • En el castizo barrio de la Trinidad la diseñadora de moda Susana Torrubia, de Su-Shi, ha convertido una antigua casa de barrio en un espacio personal y arrollador en clave boho. Su hogar refleja su forma de entender la vida: roncanrol y libertad con aires chic

Bohemio: «Dicho de un modo de vida: Que se aparta de las normas y convenciones sociales, como el atribuido a los artistas». Así delimita la Real Academia de la Lengua Española un término a menudo manoseado por el uso común. Con frecuencia también achacado por la impostura de los que, por sentirse artistas, ven necesaria la pose. No es el caso de la propietaria de esta casa, Susana Torrubia, cuya forma de estar en el mundo se acerca como poco a esa atractiva idea de libertad. En el hogar que comparte con su pareja cada elemento tiene una razón de ser y de estar, nada se ha elegido con vocación de escenario. Tanto es así, que en vez de escoger un barrio con escaparate o etiqueta ‘de las Artes’ decidió vivir en la Trinidad, barrio castizo y auténtico donde los haya.

Aterrizó en esta vivienda hace unos tres años, cuando se dispuso a instalarse definitivamente en Málaga, la ciudad en la que nació y de la que se marchó con dos años. Regresó cuando ya estaba en el instituto y aquí estudió Publicidad y Relaciones Públicas, una carrera que no terminó de convencerla y que abandonó a los meses de comenzar a trabajar. «La parte creativa me gustaba, pero el trabajo en sí no va con mi forma de entender la vida», subraya la diseñadora de la firma Su-Shi.

Buscando su propio camino se fue a Madrid para formarse en moda y lo hizo en el Instituto Europeo de Diseño. Tres años más tarde realizó un Máster de Identidad Corporativa e Imagen de Empresa y terminó por tomar cursos de especialización en la prestigiosa Central Saint Martins de Londres. Con la maleta llena de experiencia y conocimiento volvió a España y estuvo trabajando como directora creativa para varias firmas hasta el año 2009, cuando de nuevo decidió resetear su vida. Afirma que «el mundo de la moda es muy bonito pero también muy estresante, hay mucha presión». Resolvió entonces tomarse un año sabático. «Había ahorrado para comprarme una casa pero en aquel momento de pleno boom inmobiliario no me alcanzaba, así que me fui de viaje a Indonesia», puntualiza. Una amiga le había encargado que buscase proveedores artesanales y Susana aprovechó para hacerse unos bolsos de piel a su gusto, ya que, según dice, «todos los que veía eran muy de señora».

A su vuelta a España el éxito de sus bolsos fue rotundo y ella supo aprovechar la oportunidad. Diseñó una colección de 20 piezas y se arriesgó. El nombre de la marca ya lo tenía, usó el de su proyecto fin de carrera, que además juega con el diminutivo de su nombre, ‘Susi’ y su pasión hacia la cultura japonesa. Por aquel entonces, los blogs de moda no estaban nada de moda. Había unos cuantos, muy selectos y eran reconocidos en todo el mundo. Uno de ellos era el de Susana, ‘Style Copycat’, la plataforma perfecta para terminar de lanzar su firma. En un año ya tenía cola de hasta dos meses para algunos modelos y comenzó a exportar a varios países. De hecho, Su-Shi fue de las primeras marcas de moda españolas en introducirse en la venta online, en el año 2010. Hoy cuenta con más de un centenar de puntos de venta físicos repartidos por todo el mundo y sus piezas son obligadas en el armario de las ‘fashionistas’. Muchas de ellas tienen un inevitable sello rocanrol (incluso los nombres), reflejo de los gustos musicales de Susana. En casa suenan los clásicos de los setenta, pero también mucho grunge de los noventa. Y ese espíritu rebelde y genuino está por todas partes, recorre cada estancia de este ático con terraza de más de 120 metros cuadrados.

Fue precisamente la zona exterior la que hizo que se decantaran por este piso, buscaban sol y mucha luz ante todo. Y a pesar de que encontraron una casa prácticamente en ruinas, supieron ver más allá de la reforma.

Una vivienda auténtica

Diáfana y pura en su estructura, la vivienda se articula en torno a una estética a medio camino entre el ‘boho chic’ y el post industrial, pero sin artificios. Reina la autenticidad. Entre los atractivos fundamentales destaca la chimenea del salón principal, en torno a la cual se orquesta el mobiliario. Muebles de aire industrial, retro, de diseño y antigüedades bailan al mismo son en un todo que conquista e invita a quedarse.

El office y la cocina sirven de mesa de trabajo improvisada mientras Susana trabaja en su más reciente proyecto, ‘Bohemy’, la firma de moda que aglutina todo su universo creativo, desde los bolsos y calzado de la marca Su-Shi hasta sus propios diseños de textil y exquisitas piezas de artesanía tribal. Como su propio nombre indica, ‘Bohemy’ destila libertad y estilo, características que han sido muy bien acogidas por los malagueños en la tienda que acaba de inaugurar en la calle Méndez Núñez. «No puedo estar quieta, cuando desarrollo mucho un proyecto y logro consolidarlo en seguida me aburro y tengo que empezar con algo nuevo», señala Torrubia, entusiasmada con su nueva línea de negocio. De pequeña ya le ocurría, cuando después de girar la rueda de ‘Diseña la moda’ pasaba la «producción» a su madre, que se encargaba de coser sus vestidos para las muñecas. Mientras, ella, a la tarea creativa, con la que dice disfrutar como cuando tenía seis años.