Diario Sur
Gente de Malaga

El hogar efímero de las buenas ideas

Mavi Artillo e Irene Jurado, en una de las estancias.
Mavi Artillo e Irene Jurado, en una de las estancias. / E. A.
  • La interiorista Mavi Artillo abre las puertas de La Temporal, una casa situada en el corazón del Centro Histórico, abierta a propuestas de todo tipo y trasnsformable según las necesidades de cada iniciativa. La pureza de sus paredes y la iluminación natural del espacio, así como el precioso suelo de baldosas hidráúlicas hacen de esta vivienda un perfecto lienzo en blanco

Después de quince años trabajando en la sección de hogar de unos grandes almacenes, a la interiorista María Victoria Artillo (Mavi) le picó de nuevo el gusanillo del emprendedor. En el código genético traía grabado el carácter resuelto y dinámico de su padre, que durante muchos años regentó con éxito un negocio de mobiliario y cristalería en Málaga. Artillo pasó, pues, buena parte de su infancia y juventud inmersa en el trajín de un comercio de estas características, hasta que le llegó la hora de decidir qué carrera quería estudiar. Entre Filología Inglesa y Decoración, las dos disciplinas que le gustaban, se decidió finalmente por la segunda, algo natural si desde que era una niña no había hecho otra cosa.

Sus años de experiencia como vendedora de muebles, asesorando a los clientes en diferentes aspectos del hogar, no hicieron más que potenciar su deseo de crear algo propio, desarrollar un negocio que tuviese su sello. Tenía claro que no sería una tienda al uso, no quería repetir esquemas de iniciativas que ya existen en Málaga sino que tenía que ser algo totalmente nuevo para la ciudad. Mirando a su alrededor se dio cuenta de que tenía a un montón de de amigos con talento, que hacen cosas pero no tienen un espacio físico donde exponerlas, desarrollarlas o venderlas. Sus visitas a Madrid y un viaje a Nueva York en primavera terminaron por aportarle el punto exacto de inspiración. «Me dije, ya que se me da bien organizar y promover iniciativas, decorar espacios, coordinar proyectos ¿por qué no cojo un espacio en el que la gente pueda desarrollar ideas y propuestas de todo tipo bajo mi asesoría y junto con otros servicios adicionales?». Llamó a su hijo Ernesto y le dijo «¡ya sé lo que quiero hacer!». Éste, después de escuchar su explicación le espetó: «mamá, lo que tú quieres hacer es una ‘pop up’». Y así nació La Temporal, un hogar como un lienzo en blanco, dispuesto a albergar cualquier iniciativa cultural, comercial o formativa que encaje en las dimensiones y la filosofía del espacio. Una residencia efímera para el diseño y la gestión de ‘pop up stores’, la realización de eventos sociales, showrooms de moda o arte, presentaciones de música, literatura, ‘meetings’ empresariales, catas o cualquier otra propuesta interesante que se presente.

Tal y como explica Mavi, su planteamiento no podía llevarse a cabo en cualquier lugar, sino que tenía que ser una casa con unas características estructurales y estéticas especiales. El primer mandamiento a la hora de escoger el piso definitivo fue la ubicación. «Sabía que tenía que ser el triángulo que queda entre la calle Larios, Molina Lario y la Alameda», indica. Después de ver durante semanas algunas alternativas, la primera planta de la calle Bolsa, 3 les conquistó. Y no precisamente porque el decorado fuese una maravilla. Mavi aclara que «en el suelo había una moqueta horrible, canaletas de electricidad por todos lados y una oscuridad producto de la cantidad de muros y barreras que compartimentaban el espacio». El objetivo fue extraer toda la luz, la alegría y la esencia mediterránea de las casas antiguas de Málaga pero basándose en la sencillez . Así que crearon un ambiente diáfano pero que dejase ver la estructura original de la vivienda. Para ello comunicaron todas las habitaciones con grandes espacios enmarcados en madera. «Nuestra gran sorpresa se produjo al levantar la moqueta, encontramos varios modelos de baldosa hidráulica antigua en tonos mostaza y beige, en muy buen estado, que por supuesto hemos restaurado y conservado y que, de hecho, es uno de los elementos distintivos de La Temporal», explica la interiorista. Las paredes debían quedar níveas para subrayar la naturaleza de lienzo en blanco del establecimiento, pero a medida que avanzaba el proyecto decidieron dejar una de ellas descascarillada y que quedaran al descubierto los tonos, los papeles pintados y, en definitiva, parte de la historia de la vivienda. La idea es que cada nueva actividad transforme por completo el ambiente y que éste pueda volver a su impoluto aspecto original nada más se termine, para dar paso a la siguiente.

Mini teatro y acústicos

La Temporal recibió a sus primeros huéspedes el pasado 4 de diciembre, con la primera ‘pop up store’ navideña, que reunió a varias firmas locales con acento joven y un plus de estilo. Tras este primer acercamiento al público, en poco más de un mes han albergado sesiones de mini teatro, acústicos y hasta una zambomba. Cada uno de estos eventos y los que vendrán contó con el asesoramiento en decoración deMavi y con los servicios de marketing y comunicación de Irene Jurado, del equipo de La Temporal. Los muebles con los que cuentan, parte esencial de la atmósfera de La Temporal, han sido diseñados por Mavi y realizados por Steel Route. Se trata de 11 cubos de diferentes tamaños, con doble sobre cada uno en madera reciclada y pintada, es decir una pieza que en realidad son once, fácilmente transformable según la función que requiera el espacio. A uno de los espacios se le añadió una cocina /office que parece desaparecer a los ojos del espectador porque queda totalmente integrada en el blanco de las paredes, para no dejarle ningún protagonismo.

En total, son pues, cuatro grandes salas, un despacho, aseo y zona de almacén (casi 100 metros cuadrados) dispuestos a someterse a la creatividad de los malagueños. Ellos ponen el continente y tú el contenido.