Detienen a un hermano de Messi por tenencia de armas

El astro blaugrana Leo Messi, entre sus hermanos Rodrigo y Matías (a la derecha), en Dubai. :: r. c./
El astro blaugrana Leo Messi, entre sus hermanos Rodrigo y Matías (a la derecha), en Dubai. :: r. c.

Matías, de 35 años, ha sido arrestado con la mandíbula rota tras un oscuro incidente en una lancha. Se enfrenta a tres años de prisión

I. OCHOA DE OLANO

Los problemas del clan Messi con la justicia son un suma y sigue. A los delitos fiscales del astro blaugrana, que ha zanjado a golpe de talonario, se une ahora el nuevo episodio abierto, al otro lado del charco, por uno de sus hermanos mayores.

Se trata de Matías, de 35 años, un tipo bien conocido en los bajos fondos de la ciudad argentina de Rosario, cuna de toda la familia. Allí ha sido de nuevo detenido tras una oscuro incidente en una lancha, en la que, según ha relatado, resultó con cortes en el rostro y con la mandíbula y el paladar rotos, lo que le mantiene ingresado en el Sanatorio Parque de su localidad natal. Agentes policiales custodian día y noche la habitación para evitar su fuga y para conducirle a prisión en cuanto reciba el alta médica.

En esta ocasión, el otro 'crack' de los Messi se enfrenta a tres años y seis meses de cárcel por tenencia ilícita de armas. La Policía encontró una pistola en la embarcación en la que el arrestado dijo haber sufrido un accidente cuando se desplazaba por el río Paraná y el fueraborda encalló en un banco de arena propulsándole hasta el parabrisas, en donde habría impactado violentamente.

Según el propio fiscal encargado del caso, José Luis Caterina, el panorama pinta bastante feo para Matías, casado y padre de dos hijos. Y es que en la actualidad cumplía tareas sociales para esquivar el calabozo después de que, en octubre de 2015, se le incautara otra arma. En aquella ocasión, como ahora, sin licencia. La reincidencia podría costarle tres años y seis meses de cárcel. Matías es consciente de la situación. «Está lúcido, estable y en condiciones de declarar, aunque con alguna dificultad en el habla (por sus lesiones)», ha contado el fiscal, quien rechaza de plano la posibilidad de dejarle en libertad condicional una vez que se reestablezca, porque «puede tener recursos para fugarse o entorpecer la investigación».

Cargada con seis balas

La ausencia de documentación de la motora en la que dijo haberse accidentado no ayuda a dar consistencia a un relato que ya genera muchas dudas. Y es que, por un lado, varios testigos aseguran haberle visto cuando amarró la lancha en el puerto de Fighiera, a unos 35 kilómetros de Rosario y, por otro, un pescador de la zona ha declarado que encontró a Matías, a la deriva, dormido en la cubierta ensangrentada de la lancha.

Su familia insiste en que la pistola no es suya e insinúa que alguien la colocó en la embarcación para incriminarle. El fiscal no da ningún crédito a esta hipótesis: «No quieren creer que hay un arma». Lo cierto es que la pistola estaba cargada y con las seis balas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos