David Copperfield, obligado a desvelar un famoso truco tras demandarle un espectador

Copperfield asegura haber hecho 'desaparecer' a unas cien mil personas con su famoso número./EFE
Copperfield asegura haber hecho 'desaparecer' a unas cien mil personas con su famoso número. / EFE

Este hombre asegura que sufrió una grave lesión cerebral después de presentarse como uno de los trece voluntarios del show del ilusionista de fama mundial

PEDRO MUÑOZ

Jamás un buen mago revelaría sus trucos, y menos aún si ese truco es la columna vertebral de un espectáculo que se ha mantenido ¡durante 15 años! Pero nada puede la magia frente a las inflexibles decisiones de la justicia, que ha obligado al ilusionista de fama mundial David Copperfield a revelar los entresijos de 'Lucky 13', uno de sus números más increíbles, tras la demanda por negligencia de un espectador británico. Este hombre asegura que sufrió una grave lesión cerebral después de presentarse como uno de los trece voluntarios del show –de ahí su nombre– a los que el mago hace desaparecer del escenario después de escogerles entre el público y encerrarles en una jaula, para después hacerles mostrarse en la parte posterior del teatro, justo detrás de las butacas.

Gavin Fox, un exchef británico, estaba disfrutando del show en Las Vegas en 2013 cuando fue escogido al azar por el mago. Una repentina caída mientras participaba en el juego le produjo lesiones que le han supuesto «más de 300.000 euros en atención médica». El espectador decidió llevar a juicio a Copperfield, de 61 años, a quien reclama una indemnización millonaria.

Pasillos oscuros

Los abogados del prestidigitador trataron de evitar el juicio, conscientes de que, una vez sentado su cliente en el banquillo, el juez le interrogaría acerca de los secretos del truco. Pero no llegaron a ningún acuerdo con el demandante y finalmente ha tenido que ser el productor ejecutivo del mago, Chris Kenner, quien ha destripado en un juzgado en Las Vegas el misterio: los participantes son conducidos por un sistema de pasillos oscuros desde el escenario hasta el lugar donde reaparecen. En este tránsito llegan a atravesar la cocina del recinto. «Todo ello a tiempo para volver a entrar en la parte posterior del teatro», ha explicado Kenner, que negó que el itinerario fuera una peligrosa carrera de obstáculos que propiciara tropiezos o caídas.

El abogado de Fox ha defendido que en ningún momento comunicaron a su cliente en qué iba a consistir el número y que nadie tuvo en cuenta ni la condición física ni el calzado de los participantes. Copperfield alega haber realizado el número 'Lucky 13' «satisfactoriamente» y sin percances con cien mil voluntarios a lo largo de tres lustros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos