CR7 'cristianiza' Occidente

Cristiano Ronaldo juega con uno de sus mellizos en el jardín de su casa acompañado por Georgina Rodríguez, que le dará el cuarto retoño. :: R. C.

El crack portugués admite el embarazo de su novia, quizá gemelar,y confirma su obsesión reproductiva

ARANTZA FURUNDARENA

Ronaldo parece dispuesto a 'cristianizar' Occidente, sumido ahora mismo en el caos, la barbarie y el 'turismo de borrachera'. Y pretende conseguirlo por la vía de traer muchos 'cristianitos' al mundo. Tal vez por su condición semirrobótica, CR7 se multiplica con progresión geométrica, a base de sincronizar varios úteros que le reportan descendientes a granel. Tuvo al primero (no se sabe muy bien cómo) y luego al segundo y tercero a través de un vientre de alquiler. Y ahora, menos de un mes después de haber presentado a sus mellizos de encargo, admite (según 'El Mundo') que su novia actual, Georgina Rodríguez, le va a dar el cuarto. Tal vez incluso el quinto, porque se habla de embarazo gemelar... Como el merengue siga a este ritmo, va dejar en nada a los cien mil hijos de San Luis.

Ronaldo está a punto de poner rumbo al país donde habitan los osos panda y acaban de prohibir a Winnie the Pooh. El sábado estará en Shanghái y el domingo, en Pekín. Su objetivo es hacer caja como modelo publicitario para alimentar a su prole. Ya se sabe que el pluriempleo es consustancial a cualquier padre de familia numerosa... Cristiano en China es un ídolo. Solo eso. Si fuera presidente, en aquel país no habrían prohibido a Winnie the Pooh, el que estaría vetado es el muñeco Madelman, porque es clavadito al delantero portugués. Sobre todo en calzoncillos. Ambos parecen hechos del mismo plástico.

Embadurnado de aceite bronceador, la estampa que Cristiano -brillante, estático, tendido al sol cual iguana sobre la proa de un yate- nos ha ofrecido esta primera quincena de julio en Ibiza es la de un cromo, un maniquí de escaparate, un androide de última generación. Pero tiene su corazoncito. Los que le conocen bien aseguran que es un padrazo. Él (en algo tenía que ser humilde) confiesa que cambiar pañales no se le da bien, pero que lo intenta.

Un canto a la familia

El veraneo ibicenco de CR7 ha sido un constante canto a la familia. A los vecinos. A los conocidos. A los parientes lejanos... Incluso a los gorrones y a los parásitos. Su camarote ha debido de estar más abarrotado que el los Hermanos Marx. La atestada embarcación llegó a sufrir un abordaje de la Guardia Civil. No sé si para pedirle cierta documentación (como se dijo) o porque la confundieron con una patera. De lujo, pero patera. Ese barco debía de tener más cuartos de baño que la mansión de Isabel Preysler. De lo contrario, allí a la hora de lavarse los dientes se han tenido que formar más colas que en el puerto de Algeciras.

La obsesión de Cristiano con tomar el sol solo se entiende desde el empeño que tienen algunos por verlo a la sombra. A finales de mes tendrá que declarar en un juzgado de Pozuelo por un presunto delito de fraude fiscal estimado en casi 15 millones de euros y que podría implicar una pena (penita, pena) que va de los 21 meses a los cuatro años de cárcel. Pero Ronaldo no parece preocupado... No más de lo que aparentaba estarlo Ángel María Villar hasta ayer.

Cristiano ha descubierto por fin que los niños no vienen de California

Tiene muchos frentes abiertos el crack portugués. El lunes por la noche inauguró un restaurante en Ibiza del que también son socios Enrique Iglesias, Rafa Nadal, Pau Gasol... Y (lógicamente, tratándose de las Pitiusas) los inevitables Matutes. El nuevo negocio viene a sumarse a hoteles, marcas de ropa, lencería fina, perfumes e incluso un museo erigido a la mayor gloria del delantero. Pero su empresa principal ahora mismo, su proyecto más inmediato, es el de reproducirse... Cristiano por fin ha descubierto que los niños no vienen necesariamente de California y por contrato. Que a veces llegan también por vías mucho más placenteras, fisiológicas y baratas como, por ejemplo, la de acostarse con su novia.

Fotos

Vídeos