La chica Disney que no cree en príncipes azules

Sofia Carson, protagonista de los ‘Los Descendientes 2’, posa para las fotógrafos, ayer en Madrid. / Óscar Chamorro

Sofia Carson es la nueva estrella de la compañía. De 24 años e hija de colombianos, siente tristeza por el «error» de Trump de perseguir a los ‘dreamers’

ANTONIO PANIAGUA

No hay niño en España que no adore a Sofia Carson. Esta mujer menuda y delgada de 24 años es la nueva estrella de Disney, llamada a encarnar lo que supusieron Miley Cirus y y Selena Gómez. Hija de colombianos, simpatiza con los ‘soñadores’, los cerca de 800.000 jóvenes que corren el riesgo de ser deportados por entrar en Estados Unidos de manera ilegal y siendo menores. Obama los regularizó, pero Trump no los quiere. «Es un gran error», asegura Carson, que se encuentra en Madrid para promocionar ‘Los Descendientes 2’. La actriz vuelve a interpretar a Evie, la hija sofisticada y elegante de la malvada reina de ‘Blancanieves’.

Sofia Carson, que a los tres años comenzó a recibir clases de baile y canto, no se imagina la vida lejos de los escenarios y los estudios de televisión. «De no haberme dedicado a la actuación y el baile me hubiera gustado ser escritora. Siempre amé la literatura, la clase de inglés en el colegio. A los diez años compuse mis primeras canciones en el cole y me encanta escribir», dice.

Hartos de ver a la cría bailando, sus padres la llevaron a clases de ballet para que la niña se desfogara y diera rienda suelta a su vena artística. «La música siempre fue mi pasión», asegura esta actriz, cantante y bailarina con cara de niña , que ama el pan con aceite de oliva y «¡la pasta de queso!».

Sofia está destrozada por la política migratoria de Trump. Ella podría haber sido una ‘dreamer’ más. Sus padres decidieron afincarse en Estados Unidos por cuestión de estudios y ella nació en Fort Lauderdale (Florida), en la llamada Venecia de América, así conocida por sus numerosos canales. «Mi corazón está hecho pedazos. Es algo muy triste y equivocado lo que se proyecta», afirma con relación al propósito de Trump de hacer tabla rasa del plan migratorio DACA, que sacó adelante su antecesor.

Argumento

Sofia Carson y Booboo Stewart son protagonistas de la película ‘Los Descendientes 2’, que se estrenará en octubre. En el filme los hijos adolescentes de los villanos de Disney (Mal, Evie, Carlos y Jay) siguen intentando encontrar su lugar en el idílico Reino de Áuradon.

No alza la voz ni se desgañita, pero le disgusta la injusticia. El defecto que peor tolera en los demás es el «odio de la gente». Habla un perfecto español y domina también el francés, además, claro está del inglés.

Quizá para que su imagen siga asociada al planeta Disney no quiere hablar de amor. No cree en los príncipes azules ni nada que se le parezca. La artista parece el reverso de esas otras estrellas crecidas al calor de Disney y que rompieron con la imagen angelical de la factoría. De ser criaturas adorables coquetearon con las drogas y fueron el blanco de todos los escándalos. En este sentido nada tiene que ver Sofia Carson con Miley Cyrus, Lindsay Lohan o Britney Spears. «En esta carrera cada uno escoge su camino y elige con quién rodearse. Es difícil cuando se empieza tan joven y se crece en este mundo, que no es real. Yo empecé a los 22 años cuando ya era una adulta hecha y derecha y mi familia lo ha sido todo para mí», dice esta mujer, elegida para cantar el himno de Estados Unidos durante la celebración del 4 de julio en el Capitolio.

La ‘maldición Disney’

La imagen de las ‘chicas Disney’ como exponente de juguetes rotos es a veces injusta. Son muchas las que han pasado por allí y están apartadas de los excesos, sin perder el norte. Carson cree, eso sí, que ahora hay que tener mucho cuidado con el efecto multiplicador de las redes sociales, cuya onda expansiva puede dejar fuera de juego a rutilantes actrices si cometen cualquier traspiés.

Su carrera ha sido corta pero intensa. Aunque como ella dice, ha estado años preparándose a conciencia. Ha interpretado a Chelsea en la serie de Disney Channel ‘Austin y Ally’. Además se ha metido en la piel de Lola en la película ‘Canguros en apuros’. Si la nueva entrega de ‘Los Descendientes’ tiene éxito seguirá interpretando a Elvie, un papel que tiene encandilados a niños y adolescentes de medio mundo. – ¿Cómo se ve dentro de unos años? – Me encantaría seguir trabajando en el cine e interpretar papeles dramáticos y oscuros, como algunos hechos por Angelina Jolie. En lo musical, sería estupendo seguir la estela de Jennifer Lopez, Beyoncé o Taylor Swift.

A los 18 años, Sofia se trasladó a Los Ángeles para intentar cumplir sus anhelos en el mundo del espectáculo. Fue una decisión acertada, pues fue contratada por una agencia de artistas y empezó a presentarse a todo tipo de ‘castings’, a veces incluso dos en el mismo día. Haber logrado formar parte de la plantilla de Disney todavía le parece un sueño. Por ahora sigue al pie de la letra el consejo que le dio Shakira: «Trabajar más que todo el mundo y esforzarse el doble que los demás». Por eso no hace otra casa que prepararse para el éxito. Lo suyo es entrenarse sin descanso adiestrándose en el jazz, hip-hop, flamenco, tap, teatro musical, danza moderna...

Es una chica responsable que además no descuida los estudios. Cursa Comunicación y Relaciones Internacionales en la Universidad de California de Los Ángeles. Compatibilizar estudios y trabajo no es para ella ninguna gesta. Está acostumbrada a hacer varias cosas a la vez sin renunciar a nada. Ha tomado el ejemplo de su madre y su abuela –«mujeres increíblemente fuertes y con grandes corazones»– y se propone comportarse con la misma valentía. «Nunca nos podemos rendir», proclama.

Fotos

Vídeos