Una boda de altura

Los novios son recibidos con una lluvia de pétalos de flores a la salida de la iglesia de Santa María de Mahón. :: fotos: efePau Gasol y su novia Catherine McDonnell.Marc Gasol y su mujer, Cristina Blesa.Rudy Fernández y Helen Lindes.

El enlace de Sergio Llull y Almudena Cánovas reúne en Mahón a la élite del baloncesto español

G. ELEJABEITIA

Mientras en la ciudad argentina de Rosario todavía coleaba la resaca de la espectacular boda de Leo Messi con Antonella Rocuzzo, las calles de Mahón eran el escenario de otra boda de altos vuelos. El jugador del Real Madrid Sergio Llull y su novia desde hace seis años, Almudena Cánovas, se daban el 'sí, quiero' acompañados de la plana mayor del baloncesto español.

La ceremonia religiosa tuvo lugar el sábado por la tarde en la iglesia de Santa María de Mahón, situada en pleno centro histórico de la ciudad menorquina. Desde horas antes el entorno del templo se llenó de curiosos que querían ver de cerca a sus ídolos, por lo que la Policía Local se vio obligada a cerrar al tráfico las calles adyacentes.

Poco después de las cinco de la tarde comenzaron a desfilar por allí los primeros invitados. Uno de los más aplaudidos fue Pau Gasol, que acudió acompañado de su novia, la periodista californiana Catherine McDonnell. Venían de descansar unos días en San Sebastián. Llegó junto a su hermano Marc, que vestía un traje color berenjena, y la esposa de éste, Cristina Blesa. Causó sensación la entrada de Rudy Fernández -uno de los pocos que optó por la pajarita- y su esposa, la ex Miss España Helen Lindes, que vestía un vestido turquesa con pedrería en los hombros. También recibieron el calor del público otros compañeros de profesión como Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Ricky Rubio o el seleccionador nacional Sergio Scariolo. Pero la ovación más cariñosa fue para Sergio Llull, que había querido celebrar el día más importante de su vida en la ciudad que le vio nacer.

Poco después de las seis llegaba por fin la novia, que lucía un vestido de color crudo, con manga corta, bordados y un lazo negro anudado a la cintura, firmado por la diseñadora Helena Mareque.Después de la ceremonia y tras la tradicional lluvia de arroz y flores, los novios y sus invitados se trasladaron a la Fortaleza de La Mola, un complejo militar del siglo XIX situado a la entrada del Puerto de Mahón.

Quizá la del astro argentino ganara por goleada en despliegue de medios, pero la boda del baloncestista español también estuvo a la altura.

Fotos

Vídeos