BLADE RUNNER

ARANTZA FURUNDARENA

Mientras algunos ven reminiscencias franquistas hasta en Machado, ahí está la 'nietísima' de Franco paseando, a sus 66 años, de la mano de un atractivo treintañero y demostrando una vez más que el que no ha superado el franquismo es porque no quiere... Ella en lo tocante a usos y costumbres se lo puso por montera en cuanto la palmó su abuelo. Ahora ha cambiado al correoso chatarrero por un tierno neozelandés especializado (no hay más que verlo) en terapias emocionales y aficionado a la filosofía... ¡Mejora esto, Isabel Preysler!, parece proclamar Carmen Martínez-Bordiú desde la portada de 'Corazón TVE'. Porque, vale, el terapeuta en cuestión no será un Nobel de Literatura, pero ha leído a Kant y conversación tendrá... Además de unos cincuenta años menos.

Yo creo que la Bordiú trata de aprovechar el momento porque ha visto 'Blade Runner 2049' e intuye que se aproximan tiempos difíciles para las mujeres liberadas. Es lo que debe de pensar Ridley Scott, que ha producido una secuela donde el héroe es un tipo duro que viste de cuero y 'la chica', una especie de geisha complaciente que lo sigue en todo... Están también la científica (sola y aislada la pobre) y la revolucionaria, pero hasta ella ha sido diseñada para trabajar de prostituta (menudo panorama). Que en 2049 sigamos aún en la caverna de la hipersexualización publicitaria no me sorprende. Pero, tal como va el mundo, se supone que la cosa debería estar más repartida entre ambos sexos... En la nueva 'Blade Runner', sin embargo, los hologramas y paneles que iluminan la tétrica y lluviosa ciudad de Los Ángeles son una exaltación permanente del atractivo sexual femenino. Hay más pósters de macizas que en un taller mecánico.

Y aún así, yo me quedo con la escultural Joi, el personaje que borda Ana de Armas. Pese a ser un holograma es la más auténtica y humana, la más sensata y la de mejor corazón de todo el reparto. Consuela saber que 'Blade Runner' tiene poco de profética. La primera transcurría en 2019 y se parecía tanto al mundo actual como un huevo a una castaña... Lo único positivo de 2049 es que para entonces los oprimidos lucharán por la libertad real mientras que las revueltas territoriales habrán quedado desplazadas a las remotas colonias extraplanetarias... Y eso sí que es un alivio.

Fotos

Vídeos