Diario Sur
Coronado abandona sonriente el hospital; sólo un apósito en el brazo izquierdo delata su ingreso. :: gtres
Coronado abandona sonriente el hospital; sólo un apósito en el brazo izquierdo delata su ingreso. :: gtres

«Ya estoy en casa»

  • José Coronado recibe el alta médica, aunque deberá llevar una vida tranquila y dejar de fumar

Sonriente y saludando a los periodistas, José Coronado abandonó ayer el hospital madrileño de La Princesa tras recibir el alta médica. El actor, que sufrió un infarto el pasado sábado y tuvo que ser intervenido de urgencia, se declaró «abrumado por tanto cariño». Su presencia en el centro a lo largo de estos días, en los que ha permanecido en observación, ha desatado cierto revuelto entre pacientes y personal. Su primer mensaje en las redes sociales, apenas una hora después de pisar la calle, estuvo dedicado a ellos. «Ya en casa, muy agradecido a Samur por su rapidez y a todo el personal del Hospital de La Princesa por su impecable atención», tuiteó el actor.

Consciente de la expectación que ha generado su ingreso, Coronado también quiso dar las gracias «a todos los que os habéis preocupado por mi salud», así como a «los compañeros de la prensa», por su «respeto». Tampoco se olvidó de los espectadores que se perdieron las dos últimas funciones de ‘Ushuaia’, la obra que protagonizaba en el Teatro Español, ni de sus compañeros de reparto, a quienes pidió disculpas.

Incluso tuvo tiempo de contestar a Antonio Banderas, que un día antes le había transmitido sus ánimos a través de la misma red social con un mensaje en el que le recomendaba «comprenderlo, hacer lo indicado y comenzar a caminar de nuevo». Coronado agradeció la «humanidad» del gesto -«antes referente en lo profesional, ahora también en lo personal»- y aprovechó para pedirle «algún truquillo».

El actor se ha recuperado con cierta rapidez de su problema cardiaco y, según el equipo médico del centro, evoluciona bien. No obstante, le han recomendado que se tome la vida con más calma y que modifique algunos de sus hábitos. Fumador empedernido, parece que el actor tendrá que decir adiós al tabaco si quiere atajar sus problemas coronarios. Su hijo Nicolás ya lo advirtió hace un par de días cuando, tras visitar a su padre en el hospital, afirmó que el infarto «ha sido un toque para que se cuide más». El vástago que tuvo junto a Paola Dominguín estaba con él en el momento en que comenzó a sentir los síntomas del infarto y es quien le ha acompañado durante estos días en el hospital.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate