Diario Sur

La ‘guerra’ de Eugenia Silva contra Carmena

Eugenia Silva acaba de amadrinar el nuevo hotel NH Collection Suecia, un cinco estrellas de Madrid.
Eugenia Silva acaba de amadrinar el nuevo hotel NH Collection Suecia, un cinco estrellas de Madrid. / R. C.
  • «Llevo una cruzada personal en Twitter contra la alcaldesa por la limpieza de Madrid. Hay calles que están asquerosas», asegura la modelo

Es difícil encontrar a alguien que reúna tantos perfiles en una sola persona: top model internacional, licenciada en Derecho, productora de cine, dueña del bar más antiguo de Formentera, ganadera de cerdo ibérico, bloguera, emprendedora de una tienda ‘online’, sobrina de Hernández Mancha, hija de una ex concejala de AP en Toledo, madre de un Borbón, embajadora de varias ONGs... Y esta semana, madrina de la inauguración en Madrid del cinco estrellas NH Collection Suecia, un legendario hotel que en su anterior etapa cobijó a ilustres como Hemingway o Ernesto Che Guevara... «Dos personajes igual de interesantes y conflictivos. Aunque mucho más guapo el Che», puntualiza Eugenia Silva.

Suecia es un país de referencia para esta madrileña de físico rotundamente latino. «Soy fan del diseño escandinavo. Me gustan las líneas simples y el escaso mobiliario». Menos la sauna «que me la salto», Eugenia es ‘nórdica’ en casi todo... «Tengo una ahijada sueca, hija de una amiga, tiene siete años y es una monería. Estuve con mi familia el verano pasado en Suecia y es un país del que podríamos aprender un montón. Me gusta su limpieza, su orden, la manera de organizarse y cómo los niños son bienvenidos en todas partes».

Nueva York, donde esta modelo fue musa de De la Renta y Carolina Herrera, no le resulta tan ‘friendly’ desde que es madre de Alfonso, de dos años y medio. «Esa ciudad no está pensada para los críos. En muchas tiendas los carritos no entran y, salvo Central Park, los parques son puro cemento». En Madrid encuentra mejores parques, pero le ve otros defectos... «Yo le diría a Carmena que tiene Madrid muy sucio. Tengo mi particular cruzada en Twitter con la alcaldesa por la limpieza de Madrid y he llegado a colgar fotos de calles bastante asquerosas». Admite Silva que «con Ana Botella no estaba más limpio, pero también protestaba igual».

Nacida en el seno de una familia (bien) de políticos de derechas, a Eugenia nunca le ha tentado la cosa pública. «Para eso tienes que tener vocación». Opina que hay muchos «políticos impresentables», aunque «no en el Gobierno». Y lamenta que «en un país como España tan valioso, rico y estupendo tengamos unos representantes así. Pero es lo que hemos querido». Con Donald Trump intenta no caer en el pánico... «Prefiero pensar que es un buen empresario y que se va a tomar su país como una empresa». Y se cierra en banda a seguir hablando de política... «porque luego me sacáis unos titulares rarísimos».

«No escondo al niño»

Dice que si ella fuera iceberg lo que asomaría a la superficie sería el 50%... «Creo que soy bastante abierta, pero me gusta tener privacidad en mis cosas más personales. Eso sí, no escondo al niño. No saco su cara en las redes sociales, pero en las revistas tampoco me obsesiona que le pixelen el rostro porque no quiero que viva agobiado, cuanta más naturalidad mejor. No soy una loca de mi privacidad. Tengo una familia preciosa, somos muy felices, no hay nada raro… Y no tengo nada que esconder». La modelo admite que le gustaría tener otro hijo. «Pero no está del todo en mi mano», deja caer imprecisa.

Nacida en Madrid hace 40 años, y emparejada con el aristócrata Alfonso de Borbón y Yoldi, padre de su hijo, Silva celebró su cumpleaños el pasado enero con una despampanante fiesta a la que acudieron desde Marta Ortega, la heredera del imperio Inditex, a Juan Abelló, Alicia Koplowitz y Borja y Blanca Thyssen, pasando por Vicky Martín Berrocal o Amaia Salamanca, lo que da cuenta del amplio espectro de selectas amistades que atesora la modelo. «Soy una privilegiada. Firmaría por otros 40 años así», asegura. Y no miente. Imprescindible en los saraos de alto rango, acudió hace unos días al homenaje que la embajada de Estados Unidos dedicó a Carolina Herrera. «No me consta que allí se hablara del incierto futuro de James Costos ahora que ha llegado Trump –dice diplomática–. La gente estaba demasiado contenta y feliz como para tratar ese tema».

Así es Eugenia Silva. O ‘Eu’ como la rebautizaron en la Gran Manzana. En su Instagram conviven fotos de Londres y de Pedraza. En su ‘playlist’ suena música viejuna de Leonard Cohen, Carly Simon y Chet Baker. Nunca se ha tatuado pero adora «los tatuajes de mi chico». No le gustan las verduras pero para compensarlo toma una pastilla diaria de extracto de vegetales. Y cuando le preguntan sobre política... procura hacerse la sueca.