Diario Sur

El guardaespaldas bocazas dispara a matar

Billingham, durante su etapa de militar británico en Irak. :: ap
Billingham, durante su etapa de militar británico en Irak. :: ap
  • Mark Billingham, un excomando británico que fue jefe de seguridad de los Brangelina, revela intimidades de la familia. «Les preocupaba que secuestraran a sus hijos»

Debe de ser más rentable trabajar año y medio con Brad Pitt y Angelina Jolie que 27 años como 'rambo' británico en Irak o deteniendo comandos del IRA en Irlanda del Norte. Mark Billingham ha aprovechado el 'cierre patronal' del dúo Brangelina para contar algunas intimidades de la pareja y sus seis retoños, con los que ejerció como jefe de seguridad durante 18 meses. Nada realmente espectacular. «La principal preocupación de ellos era el secuestro de sus hijos, todo se trata de dinero», explica Billingham. Una obsesión que parece lógica en una familia numerosa con 400 millones de euros de fortuna y que no deja de recorrer el mundo a todas horas. El guardaespaldas logró ganarse la confianza tanto de la pareja como de sus hijos, hasta el punto de que era el único que tenía permiso para tocarlos (muchas veces hacía de niñero). «El personal extra podía cuidarlos a distancia, pero nunca tocarlos», advierte.

Los acosadores y fans sin control eran otra de sus encomiendas. Relata cómo detectó a uno obsesionado con Angelina y que la seguía a todas partes por EE UU. En Nueva York intentó lograr un autógrafo y ahí intervino el profesional. «El hombre huyó pero apareció en el hotel y le detuve. Era un caso típico como el de John Lennon» (el músico fue asesinado en la misma ciudad por un fan obcecado con él).

Billingham cuenta anécdotas como el día del cumpleaños de Angelina en el que estaban todos dentro del coche de la estrella, un Audi Q7. «De golpe, Brad cerró todas las puertas y se tiró un pedo. ¡No podíamos salir!». En su charla con 'The Sun', el vigilante, de 51 años, no disimula su antipatía por Brad. «Todo era demasiado sudoroso para él, ¡es tan bonito!». Mientras, Angelina era «la única que tenía 'pelotas' hasta el final».