Diario Sur

Un hostelero gallego intenta desmontar 'Pesadilla en la cocina'

Un hostelero gallego intenta desmontar 'Pesadilla en la cocina'
  • Denuncia que no le arreglaron la cocina como le habían prometido y llega a afirmar que la grasa que Chicote sacó de la campana extractora había sido puesta por el programa

La última 'Pesadilla en la cocina' se le ha atragantado tanto al propio Alberto Chicote -que reconoció haber vivido uno de los programas más surrealistas- como a la propia productora, que ha tenido que dar explicaciones ante las duras críticas de un hostelero, que ha hecho unas duras acusaciones contra los responsables del espacio de La Sexta. Esta semana el programa visitaba por primera vez Galicia para salir al rescate de un local cuya propietaria, Manoli, aseguraba tener dotes adivinatorias. Alberto Chicote asistía atónito a cómo cuando ésta se enfadaba con su empleado le llamaba “negro de mierda” o “machista” Para intentar arreglar el caos que reinaba en este establecimiento el equipo se desplazó hasta Ferrol

Pues bien, casi un año después de la grabación del programa, José Manuel Gil -titular del negocio que Chicote rebautizó como Lembranzas- se lamenta de su experiencia hasta llegar a afirmar tajante que nunca la repetiría. Como recoge el portal Vertele, el hostelero se queja del supuesto “incumplimiento de lo pactado con la productora", porque asegura que no le instalaron la cocina "comprometida”. Además, el dueño va más allá y sostiene que la grasa que Chicote sacó de la campana extractora había sido puesta por el programa y que el personal contratado con el que contaba entonces el establecimiento, que ha sido ya renovado en su totalidad, actuó "siguiendo un guión".

Ante esta polémica, la productora Warner Bros ITVP afirma que las reformas de los locales las hacen de acuerdo al criterio del programa y a lo que consideren necesario para el buen funcionamiento del restaurante, "siempre que sigan las instrucciones de Chicote", declaran a Vertele. Sbre el tema de la grasa, certifican que todo lo que aparece en el programa es absolutamente real.