Diario Sur

Pilar Rubio, presa del miedo en su peor momento televisivo

Pilar Rubio, presa del pánico en su peor momento televisivo
  • El último reto puesto por Pablo Motos a la colaboradora de 'El Hormiguero' fue, en sus propias palabras, "lo peor" que ha hecho en su vida

Cada semana Pilar Rubio se pone a prueba a sí misma en los complicados retos que le plantean en 'El Hormiguero'. Si a finales de septiembre hizo pasar un mal rato a la audiencia aguantando más de dos minutos sin respirar bajo el agua -logro que le valió ser trending topic- anoche la colaboradora se superó y fue más allá. Desde que trabaja con Pablo Motos se ha enfrentado a todo tipo de retos pero lo de saltar al vacío desde un cuarto piso eran palabras mayores.Y ayer el programa explotó al máximo ese as en la baza, convirtiéndolo en el principal reclamo del espacio del lunes. Un arranque fuerte de semana que enganchó a 2,6 millones de espectadores.

La mujer de Sergio Ramos llegó a su sección semanal nerviosa y mucho más dubitativa que de costumbre. Y es que ni ella misma sabía si sería capaz de superar la prueba. Nada más llegar a plató se refugió en el invitado de la noche, su amigo Miguel Bosé. El cantante intentó convencer a Pablo Motos de que no le hiciera tirarse a lo que el presentador aclaró que no tenía que hacerlo si no quería, aunque Pilar prefirió tomar la decisión una vez arriba.

Una vez en la ventana del cuarto piso, al ver la altura, la colaboradora se vio presa del miedo y hasta se planteó rechazar el reto. "Desde abajo se veía de otra majera, pero aquí impresiona", advirtió con la cara desencajada y víctima del pánico. Finalmente el presentador la presionó y Rubio cuando menos lo esperaban se armó de valor y se precipitó al vacío -atada únicamente de un cable controlado por un especialista- moviendo en el trayecto constantemente los brazos y las piernas de la propia reacción nerviosa, "solo quería agarrarme a algo, parecía un pato", dijo luego al verse en las imágenes. El reto salió según lo previsto y la reportera cayó sobre la colchoneta situada en el suelo sin mayores problemas. Eso sí, acabó temblando, sudando, llorando... "Ha sido lo peor quer he hecho en mi vida, lo he pasado fatal", concluyó.