Una pedida de mano de película con acento malagueño

vídeo

Momento en el que Marcelo le pide matrimonio a Cintia en presencia de su suegro y de más de 200 compañeros. / Youtube

  • Un joven soldado sorprende a su novia pidiéndole matrimonio durante su jura de bandera. Unos 200 compañeros le hicieron un pasillo a Cintia y, al final del cortejo, el novio le esperaba con un anillo. Ambos rompieron a llorar.

Marcelo no quería sorprenderla con un anillo en un restaurante después de una romántica cena. Este malagueño de 24 años quería que la petición de mano fuera especial e inolvidable para Cintia, de 25, y que además, la hiciera partícipe de alguna forma de su periodo de formación como soldado en Cáceres. "Quería que ella también formara parte de esta etapa tan importante de mi vida; que no sólo sufriera mi ausencia", explica a SUR.es el joven que aspira a convertirse en oficial. Decidido, Marcelo pidió permiso a sus superiores del Centro de Formación de Tropas de Cáceres para sorprenderla y pedirle matrimonio el 20 de diciembre coincidiendo con la fecha de su jura de bandera. Justo después del acto solemne. El resultado puede verse en Youtube en un emotivo vídeo que ya cuenta con 600 reproducciones. "Fue muy bonito. Impresionante, no me lo podía creer. Es algo que sólo pasa en las películas. Era su gran día, no el mío, por eso no me lo esperaba para nada", explica la joven.

El malagueño cuenta que encontró un gran apoyo y complicidad como respuesta entre sus compañeros del ejército. Pronto comenzaron los ensayos. Todo salió a pedir de boca: Unos 200 soldados hicieron un pasillo para que Cintina desfilara agarrada del brazo de su padre hasta llegar a un Marcelo oculto entre dos compañeros altos. "Mi suegro sabía mis intenciones. Lo avisé días antes. Él también estaba emocionado". Cuando Cintia vio a su novio al final del cortejo le cambió la cara. No sospechaba absolutamente nada ni sabía bien porque atravesaba esa hilera de soldados. Él se puso de rodillas y le brindó un anillo. Justo en ese momento estallaban las lágrimas y los aplausos de los presentes; militares y familiares. "Todo salió bien y los dos lloramos como tontos", recuerda el joven. "No sabía cómo reaccionar. Soy muy soñadora y me pareció una petición de lo más original. Marcelo es único", prosigue ella.

Dos años de noviazgo y un grupo musical

Marcelo y Cintia se conocieron hace algo más de dos años en Málaga. La relación se consolidó muy rápido y pronto se aventuraron a vivir juntos. El joven, procedente de un pueblo del interior de Málaga, quedó absolutamente maravillado de una joven muy preparada -Cintia estudió Magisterio, Pedagogía, un Master de Orientación Profesional y ahora se prepara las oposiciones para el Cuerpo Nacional de Policía- que lo animó a retomar los estudios y renovar ambiciones en la vida. "Gracias a ella soy soldado. Empecé la instrucción porque quería formarme y ser algo más para ella", confiesa. "Le pedí matrimonio porque es la mujer con la que quiero pasar mi vida", dice ilusionado.

Cintia también tiene buenas palabras para su pareja: "Llegó en una época triste en la que había salido de otra relación sentimental. Fue como una bocanada de aire fresco, una tormenta de alegría. Desde entonces no ha parado de hacerme feliz y de sorprenderme".

La intención de la pareja, que formaban parte del desaparecido grupo musical 'El beso de Wendy', es casarse a final de 2015 o principios de 2016. Quizás se den el sí quiero en un antiguo convento en plenas fechas navideñas. Pero todo eso aún está por ver. Hasta entonces ella seguirá estudiando mientras que Marcelo continuará su formación militar en Barcelona hasta convertirse en oficial.