Hacia la virginidad mediante las redes sociales

Placeres culpables

Quedamos en un bingo con el equipo de 'Contigo no, bicho', una película para consumo adolescente inspirada en un viral de Youtube. «Envié el vídeo como quien echa la lotería», dice Carlos Suárez, uno de los protagonistas

El actor Carlos Suárez (en el centro) junto a parte del equipo en el bingo Casa Curro. /FRAN ACEVEDO
El actor Carlos Suárez (en el centro) junto a parte del equipo en el bingo Casa Curro. / FRAN ACEVEDO
Txema Martín
TXEMA MARTÍN

Quedan muy pocas entradas para asistir al Cervantes esta madrugada de sábado al estreno nacional de 'Contigo no, bicho', una de las películas más gamberras de esta edición del Festival de Málaga y que está dirigida con todo el descaro del mundo al público adolescente. Como muchos reconocerán a la primera, el título viene de uno de los primeros vídeos virales en español que estuvo protagonizado por un estudiante en un evidente estado de resaca al que una chica había dado calabazas la noche anterior utilizando esta misma expresión. Con ese momento de fracaso como fuente de inspiración fracaso y bajo la dirección de Álvaro Alonso y Miguel A. Jiménez, esta película gamberra cuenta la historia de tres adolescentes que viajan en autobús hacia Torremolinos con el único objetivo de perder la virginidad. La película cuenta en su mayoría con un equipo artístico sacado de la nada y con el debut en el cine comercial de la actriz porno Amarna Miller. Para conocer más de este trabajo y a sus protagonistas, nos citamos en un lugar muy propio para la mayoría de edad, el bingo Casa Curro, con uno de sus tres actores principales, el joven Carlos Suárez, oriundo de un pueblo de Cáceres de unos mil habitantes llamado Majadas de Tiétar, que nos atiende vestido con un traje negro y corbata, como una estrella más del Festival.

Todo empezó de casualidad: «Un amigo vio en el periódico una noticia que decía 'Actriz porno busca actores para una película'. Fue él quien me animó a enviar por Instagram un vídeo de 15 segundos en el que hablaba de tener oportunidades de 'jincamiento', y me cogieron». Interviene ahora uno de sus directores, Álvaro Alonso: «Se presentaron más de 800 chicos y chicas de toda España y, aunque el vídeo de Suárez era lamentable, le cogimos por la fuerza de su imagen y porque se acercaba mucho al perfil que estábamos buscando. Teníamos claro que queríamos un equipo no profesional y con la misma edad que los personajes». Hasta entonces, nuestro protagonista no había tenido más acercamientos a la interpretación más allá de algunos monólogos en lugares inexactos de su pueblo y, según nos confiesa un poco avergonzado, ni siquiera había ido al cine en toda su vida pero no por falta de interés, sino porque la sala que le pillaba más cerca estaba a unos 40 kilómetros de su casa. «Yo estaba estudiando un grado de Forestal pero ahora que he probado el cine no quiero saber nada más de setas, pájaros, bosques o pantanos. Ahora estoy estudiando interpretación. Esta película me ha cambiado la vida totalmente».

El equipo actoral fue seleccionado a través de un casting en Instagram

La película 'Contigo no, bicho', no recomendada para mayores de 30 años, cuenta la historia de este loco viaje a Torremolinos con el único propósito de fornicar, y lo hace sin mayores pretensiones que la de servir de divertimento para los adolescentes. Otro de sus productores, Daniel Ortiz, nos cuenta que querían hacer un homenaje a esas películas gamberras adolescentes como 'Porky's' o 'Desmadre a la americana' que ahora, quizás por esta ola de lo políticamente correcto, tienen poca cabida en la cartelera. «La última saga fue 'American pie', con mucho éxito, pero en España pocas veces salen películas dedicadas expresamente a este sector del público».

Que nadie se espere una película con algún trasfondo intelectual ni con ínfulas, pero tampoco la historia real de aquel chico del viral de Youtube: «Nos pusimos en contacto con ellos y nos dijeron que el chico (ahora un hombre) se hartó de que le relacionaran con aquello y quería tener una vida normal», nos dice Alonso. Tampoco parece que esta sea una película muy apta para padres pero los de nuestro actor están muy orgullosos: «Desde que mi padre vio la película ha engordado varios kilos», dice entre risas Carlos Suárez, uno de estos héroes que ha emprendido otro viaje después de haber perdido la virginidad cinematográfica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos