Riesgo, obsesión y cinefilia en la ópera prima de Andrea Jaurrieta

Riesgo, obsesión y cinefilia en la ópera prima de Andrea Jaurrieta
MIGUE FERNÁNDEZ
Crítica

El crítico de cine de SUR analiza la cinta 'Ana de día', proyectada este sábado en el Festival de Málaga

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

El Festival de Málaga tiene olfato para los nuevos talentos. Y no se puede negar que lo tiene la debutante Andrea Jaurrieta, la directora que hoy ha presentado en el Festival de Málaga Cine en Español la sugerente, compleja e irregular 'Ana de Día', la historia de joven infeliz con su vida que ve como una doble asume su existencia como si fuera una de aquellas clones de 'La invasión de los ultracuerpos'. Un planteamiento que da para un relato fantástico e incluso de terror -lo parece por momentos-, pero que en manos de esta cineasta se transforma en un relato sobre la liberación de esta mujer que huye de su existencia anodina para experimentar la vida que nunca se ha atrevido.

La cinefilia se respira en 'Ana de Día', desde la transformación de Kim Novak en 'Vértigo' de Hitchcock al surrealismo de la doble vida de Catherine Deneuve en la 'Belle de jour' de Buñuel. Un complejo personaje que asume con absoluta entrega y profundidad Ingrid García Jonsson, que ya es la primera clara candidata al premio de interpretación de esta edición. A su lado, la casera Mona Martínez también se descubre como la revelación de una película de poderosos y fascinantes roles femeninos. El filme asume una arriesgada puesta en escena no exenta de desequilibrios narrativos. Con escenas desconcertantes, pasajes olvidables, reiteraciones innecesarias y momentos impactantes. Errores y aciertos que la novata Andrea Jaurrieta sabe (re)conducir hacía una atmósfera obsesiva, hipnótica y underground.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos