El glamur convive con la lluvia en la gala inaugural del Festival

Juana Acosta, una de las actrices de moda del cine en español, acudió fiel a su cita con el Festival, aunque tuvo que entrar con paraguas./Ñito Salas
Juana Acosta, una de las actrices de moda del cine en español, acudió fiel a su cita con el Festival, aunque tuvo que entrar con paraguas. / Ñito Salas

Las actrices Belén Cuesta y Anna Castillo emulan su relación en la película de 'La llamada' y dirigen una gala divertida para iniciar una edición protagonizada por la presencia de Guillermo del Toro

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El Festival de Málaga. Cine en Español ha comenzado esta noche una nueva edición –y ya van 21– con una novedad inesperada. La lluvia hizo acto de presencia desde primeras horas de la mañana, lo que llenó de charcos la alfombra roja y evitó que los centenares de malagueños pudieran disfrutar de las estrellas nacionales, que un año más, volvieron a acudir a la llamada de un festival que ya nadie se quiere perder. Aunque deslucido, eso sí, los fans del cine van a tener más oportunidades a lo largo de la semana para poder 'cazar' selfies con el firmamento de la cinematografía nacional.

Aún sin alfombra, de alguna manera tenían que llegar los protagonistas a sus butacas. Así, la organización habilitó dos 'photocall' para fotógrafos y cámaras de vídeos; un par de zonas 'indoor' en la que poder lucir los modelos escogidos ante la prensa. Durante casi dos horas, fueron desfilando por los pasillos del Teatro Cervantes ilustres como Raúl Arévalo, ganador de varios Goya por 'Tarde para la ira'; Carmen Machi; Úrsula Corberó; Verónica Sánchez; Miguel Ángel Muñoz; Irene Escolar; Ruth Gabriel; Mateo Gil; o Pablo Rivero, entre otros. Además, no faltaron malagueños ilustres como Fran Perea o Belén Cuesta, copresentadora de la gala.

En el ámbito político ha destacado la presencia del ministro de Cultura y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo; así como la de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que acudía por primera vez a esta cita como máxima responsable de la administración regional. Junto a ellos, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, y el resto de autoridades locales como el alcalde, el delegado del gobierno regional y el presidente de la Diputación.

Una vez acabada la –por momentos– extensa alfombra roja de interior, el Festival de Málaga ha quedado oficialmente inaugurado con una gala divertida, brillante e irónica de manos de la actrices Belén Cuesta y Anna Castillo. Ambas eran, hasta hace un par de años, el futuro del cine español. Eso era entonces, porque ahora son el más absoluto presente. Y por ello, elegirlas para copresentar la gala inaugural de este 21 Festival de Málaga. Cine en Español ha sido todo un acierto.

Las dos protagonistas de 'La llamada' –primer largometraje de los 'javis'– mostraron que son algo más que dos compañeras; más bien ejercitan una compenetración propia de amigas que se lo pasan bien con cualquier cosa. Esta hornada de nuevas actrices, entre las que se incluyen otras como Ursula Corberó, Macarena Gómez o Aura Garrido, han traído consigo un sentido del humor que las hace especiales para el público más joven. Con un componente algo gamberro, no dudaron –tanto en el 'photocall' como en la propia gala– en darse un buen beso en la boca. No lo dijeron a las claras, pero aunque usaron la excusa del día internacional del beso, a todo el mundo se le pasó por la cabeza que era un homenaje al filme 'milennial' por excelencia del año 2017; y por la que tanto Cuesta como Castillo han estado nominadas al Goya esta última edición como Mejor Actriz de Reparto.

Las presentadoras han realizado un amplio recorrido por las películas y secciones del certamen, aunque han dejado lo mejor para los homenajeados de este año. Así, se refirieron al modisto Paco Delgado como «la estrella que le tomó la sisa a Hugh Jackman» en Los Miserables (por la que estuvo nominado al premio Oscar); y definieron a Juan Antonio Bayona como «ese que empezó dirigiendo siete videoclips a Camela». Pero por encima de ellos, las intérpretes casi pidieron de rodillas que el auténtico protagonista del Festival, Guillermo del Toro, les incluya en sus mundos fantásticos; mundos, por cierto, que le han hecho ganar este año el Oscar al Mejor Director y a Mejor Película, así como el Globo de Oro o el León de Oro en el Festival de Venecia de 2017. El realizador mejicano recibe este año el Premio Málaga-SUR –otorgado por este periódico– por su trayectoria, participando mañana en una 'masterclass' que será, sin duda alguna, uno de los actos centrales de toda la semana de Festival de Málaga. Con lluvia o sin ella, el amor por el cine en español ha regresado a su cita anual con la ciudad. Y con él, el glamur, el arte y las historias que merecer ser contadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos