El Festival luce en Madrid su gran apuesta

Un momento de la presentación ayer en la Academia del Festival de Málaga./Ana Belén Fernández
Un momento de la presentación ayer en la Academia del Festival de Málaga. / Ana Belén Fernández

Los directores David Trueba, Mateo Gil y la malagueña Marta Díaz arropan la presentación de la nueva edición en la Academia de Cine

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Antes de que actores, directores y productores embarquen en el AVE rumbo al sur, el Festival de Málaga Cine en Español hizo ayer el camino inverso para escenificar en Madrid la inminente celebración de la 21 edición. La Academia de Cine volvió a acoger esta ya tradicional presentación en la capital, que despertó una gran atención mediática y en la que no faltaron algunos de los cineastas seleccionados en la sección oficial de esta edición como David Trueba, Mateo Gil, Alfonso Sánchez, Elena Trapé, Andrea Jaurrieta y la debutante malagueña Marta Díaz de Lope. Un acto que sirvió al certamen para mostrar su fuerza y su renovada apuesta por su proyección internacional, que este año tendrá como baluartes a los homenajeados cineastas Guillermo del Toro y Juan Antonio Bayona.

Más...

La programación no solo destaca esta edición por la mayor presencia de cine iberoamericano, sino que también apunta a la producción con autoría femenina ya que, según destacó, el director del certamen, Juan Antonio Vigar, una de cada tres películas que exhibirá la muestra está dirigida por mujeres. Este protagonismo de género es especialmente llamativo en el concurso de documentales, donde once de las 17 películas seleccionadas está firmada por directoras. Entre las cintas destacadas de esta competición destacan 'Ata tu arado a una estrella', de Carmen Guarini sobre el regreso del cineasta Fernando Birri a Argentina a finales de los 90; 'Hayati (Mi vida)', en la que las españolas Sofi Escudé y Liliana Torres retratan la odisea de Ossamah que, en su huida de la guerra de Siria, fue zancadilleado por una reportera en la frontera húngara; 'La cosa vuestra', una reflexión sobre los san Fermines de María Cañas, o 'Mientras se espera', un filme de la mexicana Paola Villanueva que retrata la vida de Lola en un asilo.

Una de cada tres películas seleccionadas está dirigida por mujeres. En el concurso de documentales dominan las realizadoras

En total, la programación del 21 Festival de Málaga, que arranca el próximo viernes 13 de abril, ha seleccionado 166 títulos, de los que 61 están dirigidos por mujeres. En la sección oficial de largometrajes de ficción también hay una nutrida presencia de autoras, con seis realizadoras entre las que se encuentra la rondeña Marta Díaz de Lope, que presentará su debut en la dirección, 'Mi querida cofradía'. Una comedia costumbrista ambientada en la Semana Santa que retrata los problemas de una mujer para convertirse en hermana mayor de una hermandad.

Escaparate de directores

«Esta película nace de un ámbito académico –el filme es su trabajo fin de carrera en la Escuela de Cine de Cataluña– y la mayoría de los integrantes somos gente con poca experiencia, pero con muchas ganas, y por eso es un regalo estar en el Festival de Málaga que además es mi tierra», comentó ayer la debutante Marta Díaz de Lope. Precisamente, el escaparate del certamen para los nuevos realizadores fue otra de las bazas que ayer se destacó en la presentación en Madrid con el triunfo el pasado año de 'Verano 1993', de Carla Simón, el de Paco León con 'Carmina o revienta', o el de Rodrigo Sorogoyen con 'Stockholm' (que esta edición regresa para recibir un homenaje). El propio Juan Antonio Vigar señaló que el certamen «no hace apuestas tibias» y, en el caso de los nuevos talentos, le abren la sección oficial cuando las películas tienen calidad y lo merecen.

La primera alfombra reúne al cine español

Si algo quedó claro anoche es que en Madrid cuentan ya los días para que comience el Festival de Málaga. Una semana. Una veterana de la cita sureña, la actriz Toni Acosta, lo resumió anoche: el certamen es «la mejor fiesta del cine español». Precisamente la intérprete le pondrá el punto y final a las proyecciones ya que vendrá con la misión de presentar la película de clausura, 'El mejor verano de mi vida', la cinta de Dani de la Orden que despedirá la 21 edición con una sonrisa. Pero antes de que termine, el festival tiene que comenzar y poner en escena su alfombra roja, que anoche tuvo un adelanto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde se habló de películas, 'thrillers', muchas comedias, sueños que se van a cumplir en Málaga y hasta de platos de espetos.

En esto último piensa Alberto López que, junto a su compadre Alfonso Sánchez, tiene claro que se dejará caer en unos días por El Palo para tomarse unas sardinas, «aunque antes vamos a currar y a presentar 'El mundo es suyo'», la cinta en la que dan vida a dos pijos sevillanos tan amigos como jetas. A Sánchez le preguntaron por el nuevo rumbo del certamen y fue tajante: «Es un acierto abrirse al cine iberoamericano y el de Málaga es ya un festival global». El plato de espetos se lo ha ganado. Y dos.

Por esta primera alfombra con acento nacional también paseo Leticia Dolera, Ingrid García-Jonsson, Julián Villagrán, Pau Durá, Ernesto Alterio, la malagueña María Esteve o el cineasta Mateo Gil, que advirtió que a él le toca inaugurar el certamen y lo hará con un documental. Al menos ese es el formato que le ha dado a la comedia romántica 'Las leyes de la termodinámica', con la que ya ha tenido algún pase de prueba con público y confiesa que «se han reído más de lo que esperaba».

Algunas risas también arrancará la cinta 'Contigo no, bicho', cuyo equipo se echó anoche un cantecito sobre la alfombra roja. Incluido el productor malagueño del filme, Daniel Ortiz Entrambasaguas. Otra que posó feliz fue la rondeña Marta Díaz de Lope, que utiliza la Semana Santa para hablar de la mujer en 'Mi querida Cofradía'. Y lo hace además desde la comedia. Un género que no tiene secretos para la malagueña Belén Cuesta, que ayer recordaba su época de estudiante de interpretación en la ESAD. Se escapaba de clase para ir a bichear al Festival de Málaga. Entonces nunca llegó a pensar que acabaría presentando el certamen como lo hará en la próxima gala inaugural.

En este sentido, el actor y director Alfonso Sánchez habló en primera persona y destacó que el paso hace unas ediciones por la sección ZonaZine del festival para presentar 'El mundo es nuestro', permitió «conseguir distribución y que la película se estrenara». El cineasta vuelve ahora al certamen, pero a la lucha por la Biznaga de Oro, con 'El mundo es suyo', una comedia en la que recupera a los 'compadres', los personajes sevillanos que se han hecho virales con sus vídeos en Youtube.

Precisamente, la duplicidad de Biznagas de Oro desde el año pasado para reconocer el cine latinoamericano, por un lado, y las películas españolas, por otro, se planteó en la rueda de prensa por la división que supone dos triunfadores en la sección oficial concurso. En este sentido, el director Juan Antonio Vigar defendió la «utilidad» de este premio principal doble ya que el pasado año –el primero que se estableció– permitió reconocer una película española que ha tenido gran recorrido, 'Verano 1993', y a la vez un filme cubano, 'Últimos días en La Habana', que despegó su carrera internacional tras su paso por Málaga. No obstante, la organización se mostró abierta a revisar en un futuro su gran premio y volver a una sola Biznaga de Oro.

Los directores debutantes José Esteban y César Alenda también estuvieron presentes en la Academia de Cine para presentar 'Sin fin', una historia de pareja y viajes en el tiempo que rodaron en la provincia de Málaga el pasado verano. El filme, que cuenta con la producción de José Antonio Hergueta, supone el regreso de los hermanos Alenda, unos viejos conocidos del certamen ya que han estrenado aquí sus cortos. Por ello, destacaron que la selección en la competición es la recompensa a «seis años de trabajo y lo que queremos ahora es que la película conozca mundo».

El «filósofo» Mike Tyson

Los momentos más divertidos de la presentación llegaron con el 'speech' del cineasta David Trueba que recordó la frase del «filósofo» Mike Tyson que dijo que todo el mundo tenía una estrategia para enfrentarse a él hasta que los oponentes recibían el primer gancho. «Los directores somos igual, tenemos un plan hasta que recibimos el primer puñetazo», comentó el cineasta, que escenificó con humor la dificultad de dirigir una película en España. «Cada autor resuelve su carrera como puede y no como quiere», añadió, que no dirigía desde triunfó en los Goya con 'Vivir es fácil con los ojos cerrados' (2013).

Su película a concurso en Málaga, 'Casi 40', narra el encuentro de dos viejos amigos, interpretados por Fernando Ramallo y Lucía Jiménez, a los que vuelve a unir la música. David Trueba se colgó el cartel de cineasta más veterano de los que estaban presentes en la rueda de prensa y bromeó al aclarar que, pese al título de su película, «soy un director de casi 50».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos