'No dormirás': Terror comercial para echarse un sueñecito

'No dormirás': Terror comercial para echarse un sueñecito
FRANCIS SILVA
Crítica

El crítico de cine de SUR analiza la cinta protagonizada por Belén Rueda y proyectada este domingo en el Festival de Málaga

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

La falta de sueño es muy mala. Y en los festivales se acumulan unas cuentas. Aunque no tantas como los personajes de 'No dormirás', la película que ha introducido el cine más comercial y el terror en la sección oficial a concurso. Su premisa para el miedo prometía una película resultona: el insomnio prolongado provoca alucinaciones e incluso posesiones, un argumento inquietante que la película mezcla con la puesta en escena de una obra de teatro en un psiquiátrico en la que el elenco vive privado del descanso reparador en la búsqueda de la interpretación más extrema. Hasta aquí bien. Aunque cuando uno se introduce en esta pesadilla más vale no esperar sorpresas. El relato no se aparta de los clichés de género ni de lo previsible.

Coproducción entre Argentina y España, el cineasta Gustavo Hernández dirige este estimable intento de sembrar el miedo apoyado en una sólida ambientación, algún que otro repullo y las interpretaciones de Eva de Dominici y una pérfida Belén Rueda. Con el añadido de esa reflexión sobre los límites de un actor cuando afronta un personaje que le posee. 'No dormirás' tiene los recursos, el misterio y la meta de hacer las delicias de los amantes del género, pero no la ambición de transgredir las reglas del terror. Su frontera es precisamente no superar la corrección, lo que empuja esta película hacia la repetición de fórmulas que ya aburren e inventan a echarse un sueñecito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos