Boquerones y horchata de Casa Mira: el fin de semana «perita» de Guillermo del Toro y Santiago Segura en Málaga

Santiago Segura y Guillermo del Toro, el sábado en la alfombra roja./Migue Fernández
Santiago Segura y Guillermo del Toro, el sábado en la alfombra roja. / Migue Fernández

El español y el mexicano han tenido tiempo para protagonizar todo tipo de situaciones divertidas en la ciudad

Ester Requena
ESTER REQUENA

«Perita». Así ha definido Santiago Segura la ciudad de Málaga tras su paso este fin de semana por el Festival de Cine, donde no quiso faltar a la entrega del Premio Málaga SUR a Guillermo del Toro. El actor y director español disfrutó sobre el escenario soltando sus 'puyitas' con toque de humor sobre el mexicano: «Yo a Guillermo del Toro le debo toda mi carrera en Hollywood; que es ninguna». Y eso sin olvidar que sus papeles siempre eran pequeños y acababan con él muerto por más que el oscarizado cineasta hubiese hecho un guiño a 'Torrente' en 'La forma del agua'.

Pero fuera de los focos, los amigos Guillermo del Toro y Santiago Segura han pasado unos días donde no les ha faltado de nada en Málaga. ¡Ni boquerones ni el paso por Casa Mira! «Ha sido unos días 'peritas', como he puesto en mis redes sociales. Y es que tuve un compañero en el instituto de Málaga que siempre estaba diciendo perita. Le pregunté qué significaba y ya me explicó que era 'que estaba muy bien, muy chulo'. Me quedé con la palabra y ¡qué mejor definición para estos días en esta ciudad maravillosa!», destaca Santiago Segura, ya en Madrid.

Aunque hacer un ránking de los 'sitios más peritas' de Málaga según el gusto de Santiago Segura roza lo imposible: «Soy muy despistado y como durante el festival me llevan y me traen... no me acuerdo dónde he estado comiendo o cenando». Aunque sí recuerda perfectamente que se plantó andando en Casa Mira de la calle Larios para así quitarle el antojo a Guillermo del Toro. «Me pidió horchata, pero le dije que eso era en Valencia. Luego pensé que debía haber una heladería que tuviese, así que me fui a Casa Mira. Recuerdo bien el nombre porque llegué y ¡me dieron el número 66 cuando iba por el 4! Al poco una de las chicas me reconoció y me pidió una foto; le dije que me la hacía si me colaba...», confiesa con su toque cómico el creador de Torrente. Al final logró su litro de horchata. «¡Es que es lo que más le gusta de España a Guillermo! Y, ojo, que la de Casa Mira no le tiene nada que enviar a otras». Secuencias dignas de incluir en sus películas.

Aunque en esta ocasión Segura no ha tenido tiempo de espetos, sí se queda con los boquerones que junto a Guillermo del Toro degustaron en el restaurante El Tejón: «Estaban abiertos, que no los había visto así antes, y estaban buenísimos». Porque se confiesa un enamorado del pescaíto frito -«aunque debo controlar los fritos que ya se sabe la línea...»- pese a que no ha podido escaparse a un chiringuito con su director favorito. Tampoco ha podido cumplir por su agenda con el méxicano con su visita obligatoria a Dani García, parada que repite siempre que pasa por la Costa del Sol. «Es un genio porque te hace las cosas más sofisticadas pero también las cosas más sencillas», puntualiza sobre el cocinero malagueño.

Y se ha quedado con ganas de subirse a la noria que divisaba todas las mañanas desde el hotel Málaga Palacio. «Al conductor una vez le pregunté que si era como el London Eye y me dijo que sí, pero que se veía Málaga. ¡Habrá que subirse la próxima vez!». Porque por el momento Santiago Segura no tiene previsto regresar estos días al certamen, ya que le espera bastante trabajo en Madrid. Al menos han sido unos días «peritas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos