Anna Castillo: «Desnudarme en redes no es ningún tipo de afición»

La actriz Anna Castillo, ayer en un balcón del Cine Albéniz. /Salvador Salas
La actriz Anna Castillo, ayer en un balcón del Cine Albéniz. / Salvador Salas
Una de tres, una detrás

A la actriz, premiada en 2017 con un Goya, le parece una «barbaridad» el «revuelo» por una foto que subió a su cuenta de Instagram

ISABEL BELLIDO

Esta no es solo la primera de una serie de entrevistas a mujeres que este año forman parte de la programación del Festival de Málaga. Es también un experimento. Hemos titulado esta sección, que pretende mostrar el trabajo de las cineastas y desentrañar lo que lo envuelve, como 'Una de tres, una detrás', haciendo referencia a que, en efecto, una de cada tres películas seleccionadas en esta vigésima primera edición del certamen tiene la firma de una mujer y eso, por extraño, es motivo de celebración; sin embargo, el 'una detrás' evidencia que aún no somos ni tan siquiera la mitad: nos quedamos en el 37%. Lo que oculta ese porcentaje importa.

Porque si hoy buscamos en Google el nombre de Anna Castillo (ganadora de un Goya por 'El olivo' y merecedora de otras alabanzas) nos encontramos con los siguientes titulares: «Cumplir mis sueños me ha costado un novio», «Anna Castillo incendia las redes con un desnudo integral», «El desnudo de Anna Castillo que revoluciona Instagram» o «La afición de Anna Castillo a desnudarse en Instagram». Google ha tenido la bondad de incluir alguno referente a Capitán, el gato de la joven actriz catalana (tiene 24 años). Emulando a la escritora Belén Gopegui en su último libro ('Quédate este día y esta noche conmigo'), y contando con la complicidad de Anna Castillo, pretendemos combatir, tal vez engañar, a Google con este artículo; ocupar el inmerecido lugar que poseen esos resultados.

Permisividad de las redes

Google, que debe ser un señor, es en no pocas ocasiones inclemente y mentiroso. Frente al trabajo de Castillo (siendo adolescente ya figuraba en series de éxito), el currículum digital que el buscador nos ofrece señala su supuesto 'desnudo integral', su supuesto 'topless', su supuesta 'afición por desnudarse'. Tiene gracia porque ninguna de estas cosas son ciertas. Pero si alguien no conociese a Anna Castillo y decidiese confiar en Google, este, con su amasijo de datos, le mostraría algo que para ella carece de importancia. Por eso nunca busca su nombre.

«No me interesa mucho, a veces me da un poco de agobio», asegura. De hecho, la intérprete (que anoche presentó la gala inaugural del Festival junto a su compañera y amiga Belén Cuesta) no pensó al subir la dichosa foto que iba a causar tal revuelo. «Me parece una barbaridad porque no puedo entender el interés que puede haber en esa foto. Subo fotos de cualquier cosa y no entiendo por qué un desnudo, además bastante light y artístico, puede tener algún tipo de interés», explica Castillo, pasmada ante las reacciones en prensa («desnudarme en redes no es ningún tipo de afición. Tengo aficiones mucho más interesantes», aclara) y la permisividad de las redes sociales: «Que todo el mundo se permita opinar de cualquier manera y sin ningún tipo de filtro es bastante fuerte». Porque ellas, como Google, escupen tu imagen sin más intervención, a no ser que muestres algo ofensivo, como, por ejemplo, un pezón. Mientras esto ocurre, Anna Castillo ha recibido «mensajes de todo tipo» que elimina, bloquea y denuncia en caso de que le molesten. «Y suelen ser de hombres», apostilla.

Ha recibido «mensajes de todo tipo» que elimina, bloquea y denuncia. «Y suelen ser de hombres»

«Hay algo que se me escapa, no sé explicar qué es». En realidad, a todos. Y, sobre todo, a todas. Multitud de feministas señalan el desnudo en redes como una acción que no le hace ningún favor a las mujeres. Sucintamente, es lo que vienen a decir teóricas como Ana de Miguel con el mito neoliberal de la libre elección: no todo lo que se elija en nombre de la libertad (un concepto muchas veces difuso) es feminista per se. No obstante, la actriz cree que «ellas tampoco ayudan con esos comentarios». «Para mí el feminismo es la igualdad y poder hacer lo que me dé la gana cuando me dé la gana, y que si quiero ir a una alfombra roja con zapatillas voy, pero que si voy en tacones también, porque yo quiero». Lo afirma, además, desde una certeza que la eleva sobre muchos: no está pendiente «más de tres segundos» cuando «alguien sube una foto desnudo». «No es algo que me quite tiempo», afirma.

Cree Anna Castillo que la «falta de costumbre» a este tipo de fotos es común en chicos y chicas (de hecho, «casi todos» sus seguidores son mujeres), pero que con los chicos «no pasa lo mismo» porque «desde hace mucho tiempo tienen más permisividad para estar desnudos en cualquier red».

Que la imagen es lo que está en juego y lo que importa lo sabemos. También nuestra intimidad, aún más en el caso de los actores y actrices. Todos hemos aceptado sin poner demasiada resistencia, según Gopegui, la posibilidad de participar realmente en las decisiones que nos incumben, pero es que para ellos no hay otra: «Pierdes privacidad, es una gran putada», dice Castillo, que cree que «la manera más inteligente de vivirlo» es siendo «coherentes con lo que hagamos» sin dejar «que nos coarten la libertad», con la idea de acabar con la censura, con la sexualización y poder, por fin, «naturalizar el cuerpo». «Yo voy a seguir subiendo las fotos que me dé la gana, y si a alguien le parece de interés pues que se le vaya pasando porque va a dejar de serlo». Y en eso es probable que todas estemos de acuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos