Diario Sur

El inglés que puso las bases de la arqueología moderna

El equipo de ‘El gran tour de Jorge Bonsor’ acudió ayer al estreno del documental producido por la malagueña MLK
El equipo de ‘El gran tour de Jorge Bonsor’ acudió ayer al estreno del documental producido por la malagueña MLK / Paula Hérvele
  • MLK Producciones estrena ‘El gran tour de Jorge Bonsor’

  • El documental de la productora malagueña repasa la labor pionera de Bonsor en la conservación del patrimonio milenario en Andalucía

Hace un par de siglos cundió una costumbre entre las familias adineradas de Europa: la formación de sus herederos debía completarse con un viaje de varios meses por distintos países del continente con la idea de recabar una visión del mundo más amplia y versátil. Era el ‘Gran tour’. George Edward Bonsor parecía cumplir con ese espíritu cosmopolita desde la cuna. Nacido en Francia, con nacionalidad británica y residente en España. Hasta aquí llegaría, como tantos viajeros románticos, en busca de mitos ibéricos como Carmen y los bandoleros. Su vocación pictórica le llevó a firmar varias pinturas sobre la Semana Santa de Sevilla, pero en su camino se cruzó otra pasión: los vestigios del pasado. Y se convirtió, a la postre, en una figura esencial para comprender los primeros pasos de la arqueología en su camino para convertirse en una ciencia.

Es la sugerente travesía trazada por ‘El gran tour de Jorge Bonsor’, el enjundioso documental dirigido por Antonio Lobo y promovido por la malagueña MLK Producciones. La cinta se estrenaba ayer entre los pases especiales en la sección de documentales y brindaba una de las más gratas sorpresas de este apartado en lo que va de certamen. Así, MLK regresa al festival con un nuevo proyecto sobre otro pionero de la arqueología moderna en Andalucía. Si hace cinco años presentaba ‘El Tartessos de Schulten’, en torno a la figura de Adolf Schulten, ahora vuelca la mirada en la labor quizá menos aventurera pero más científica de Bonsor.

Porque la mano de Bonsor está detrás del descubrimiento y estudio de la necrópolis romana de Carmona, de la resurrección de las imponentes ruinas de Baelo Claudia y de la recuperación del castillo de Mairena del Alcor. «Bonsor es quizá el pionero de todo lo que ahora mismo se hace en conservación de patrimonio. Es el primero que fotografía los yacimientos, que dibuja la planimetría de las excavaciones. No sólo contamos quién era sino que vemos que arqueólogos de ahora siguen trabajando sobre modelos que él propuso en Carmona y Baelo Claudia», ofrece el productor José Antonio Hergueta.

Desde el presente

Un puente entre el siglo XIX y el XXI que plasma en imágenes ‘El gran tour de Jorge Bonsor’ y sobre el que también se detiene Hergueta: «Hay muchos parecidos entre esa época y la actual. Las maneras de componer la compresión de mundo, ya que cuando hay problemas sociales se buscan ilusiones en civilizaciones perdidas. Ahí están de nuevo en los medios de comunicación los proyectos de búsqueda de la Atlántida, por ejemplo. Esa capacidad de hacer soñar es la que consiguen los investigadores con sus trabajos y es la que también buscaba Bonsor en sus excavaciones».

Ese carácter pionero de Bonsor surge no sólo en su metodología sobre el terreno y en su afán por la conservación del patrimonio, también aparece en su preocupación por abrir los hallazgos a la mirada de todos. Al fin y al cabo, la necrópolis romana de Carmona ya estaba abierta al público allá por 1885, tal y como detalla el documental proyectado ayer en el Teatro Echegaray.

«La intención –apostilla Hergueta– es contar la historia de Bonsor desde lo que pasa en el presente. Es muy difícil juzgar el pasado desde la perspectiva del presente, no obstante. Hay que ponerse en el contexto del siglo XIX y Bonsor no fue ajeno a actuaciones cercanas a lo que hoy consideramos expolio, pero tampoco hay que olvidar que fue el impulsor de la primera Ley de Patrimonio aprobada en España en 1911».

Luces que acaban predominando sobre las sombras en el perfil trazado por ‘El gran tour de Jorge Bonsor’, que tal y como adelanta su productor inicia en Málaga un periplo por otros festivales y que, como en el caso de ‘El Tartessos de Schulten’, llegará a las pantallas de Canal Sur, como anuncia Hergueta: «Estos documentales tienen un circuito muy bonito, porque hay muchos museos que los piden y además cuentan con un público muy fiel y hambriento de estas historias». El nuevo plato de MLK ya está servido.

Temas