Diario Sur

Una década proyectada en femenino

Mabel Lozano posa en la alfombra roja que da acceso al Museo Picasso Málaga.
Mabel Lozano posa en la alfombra roja que da acceso al Museo Picasso Málaga. / Paula Hérvele
  • El ciclo ‘Afirmando los derechos de la mujer’ cumple diez años asentado entre los referentes de la programación del certamen

  • Las jornadas capitaneadas por Mabel Lozano inician hoy sus actividades después de haber recibido para esta edición más de 200 proyectos

Sólo había hermanos, primos, amigos; así que en los largos días de la infancia en aquel pequeño pueblo de Toledo, Mabel Lozano se curtió en partidos de fútbol y otros juegos callejeros donde convenía hacerse respetar. Aquella experiencia debió de grabarse a fuego en su carácter, porque ahora sigue remando contra la corriente de las convenciones.

Lozano retorció el pescuezo de los prejuicios cuando se puso detrás de la cámara para filmar el documental ‘Voces contra la trata de mujeres’. Quiso presentarlo en el Festival de Málaga y los responsables del certamen vieron que aquello era tan potente que bien merecía ser la semilla de algo diferente, propio. Nacían las jornadas ‘Afirmando los derechos de la mujer’, de la mano del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga. Y el invento cumple hoy una década como referencia en la programación del certamen.

«No hay una experiencia de este tipo en ningún festival de cine. Somos un referente, pero además lo somos por dos motivos básicos: porque somos inclusivos, no sólo atendemos a proyectos hechos por mujeres, sino que también nos abrimos a iniciativas realizadas por hombres, como no puede ser de otro modo; y porque descubrimos a grandes mujeres pioneras que han roto todos los techos de cristal», reitera Lozano, alma mater de ‘Afirmando los derechos de la mujer’.

Como ha hecho con tu propia trayectoria profesional, Lozano se zafa de las etiquetas. «Eso del ‘cine de mujer’ como si fuera un género en sí mismo me parece lamentable. Somos el 50% de la población y el 50% del talento», sostiene la cineasta, que alza la voz para remachar su discurso con pocos pelos en la lengua cuando se trata de defender aquello en lo que cree con firmeza: «No es un problema de falta de talento, es un problema de visibilidad».

Y esa vocación de escaparate, pero también de espejo, cumple ‘Afirmando...’ desde hace una década. Tiempo en el que las jornadas han pasado de recibir dos proyectos en su primera edición a tener que elegir entre 225 propuestas para la cita de este año, que de nuevo cuenta con el apoyo de la revista de Vocento ‘Mujer Hoy’.

«Hemos crecido en cantidad, pero también en calidad y en interés del público. Cuando empezamos, las proyecciones eran en la sala pequeñita del Albéniz y ahora llenamos la sala principal del primer piso», se felicita Lozano, que acaba de llegar de México y en unos días pone rumbo a Boston para ofrecer una de las conferencias sobre la trata de mujeres que imparte en todo el mundo de la mano de Naciones Unidas.

Porque si ‘Afirmando...’ lucha contra los prejuicios, predica con el ejemplo desde la propia experiencia de Lozano, que ha virado desde los papeles de chica mona hasta una carrera como cineasta que le ha valido reconocimientos como la nominación al Goya al mejor documental por ‘Chicas nuevas 24 horas’.

«Parece que si te pones detrás de una cámara a hacer documentales sociales con una mirada comprometida eres más lista y que antes, como sólo hacías papeles de guapa, pues eras tonta. Esos son prejuicios que los tenemos todos y al final son injusticias. Por mi físico he hecho papeles que tenían mucho más que ver con unas mujeres guapas y exuberantes y sin profundidad», argumenta Lozano.

Una nueva etapa

«También digo –sigue– que a lo mejor no habría sabido hacer los otros papeles. Siempre he sido muy limitada como actriz. Cuando te vas haciendo mayor quizá eres más consciente de tus limitaciones y cuando veo determinados papeles que hacen algunas actrices pienso que hubiera sido incapaz de hacerlos. Pero eso no quiere decir que fuera una mujer fatua o vacía o insulsa o tonta o no comprometida».

Habla claro Lozano. De frente. Moviendo mucho los brazos y alzando la voz para subrayar una idea. Otra que barrunta desde hace tiempo cuajará este año: será su última edición de «hacer teatro», de presentar galas y premios del festival: «He venido a todas las ediciones y parte de que sea cineasta se lo debo a este festival, al que amo, pero creo es el momento de dejar paso a gente nueva». Eso sí, ‘Afirmando...’ seguirá contando con ella. Como sus hermanos y primos en los partidos de fútbol en las calles del pueblo.