Diario Sur

El Oscar científico se mete a productor

Marcos Fajardo.
Marcos Fajardo.
  • El malagueño Marcos Fajardo, reconocido por la Academia de Hollywood, impulsa ‘Despido procedente’, con Imanol Arias

Hace poco más de un mes, el malagueño Óscar Fajardo recogía en Hollywood un Óscar científico de la Academia de Cine por su contribución a la industria con la creación del programa ‘Arnold’. Un ‘software’ que permite que los efectos especiales creados por ordenador parezcan tan reales en la gran pantalla. Anoche, este ingeniero e informático desfiló por la alfombra roja del Festival de Málaga. Y no lo hizo por los méritos pasados, sino por los presentes y futuros. Fajardo ha querido que su vinculación al cine no sea sólo por los trucajes digitales y se ha acercado a los rodajes de carne y hueso con ‘Despido procedente’. «Me habló de la película el director Lucas Figueroa y decidí dar el paso como productor», explica a SUR el galardonado director que aclara que esta comedia «no tiene más efectos especiales que los propios actores y el guión».

Un rato antes, tanto Figueroa como el protagonista del filme, Imanol Arias, presentaron la película en el ciclo ‘5 minutos de cine’. Y relataron que la cinta se fraguó en Marbella y en bañador. Concretamente en la edición de los premios Platino del cine iberoamericano que se celebró en 2015. Antes de la ceremonia, Imanol Arias estaba en la piscina del hotel y se le acercó un tipo para proponerle un proyecto. Ese tipo no era otro que Lucas Figueroa. «Nos conocimos los dos en traje de baño y, con ese vestuario, ya no hay mentiras que puedas esconder», relato el cineasta, cuyas palabras corroboró el propio Imanol Arias que aceptó el papel tras escuchar la «pasión» con la que hablaba el director y leer el guión de esta «comedia delirante» entre Argentina y España.

Un proyecto que además encajaba dentro de las coordenadas del actor que, tras tener «una vida entre Hispanoamérica y España», confesó que hace tiempo que piensa que «la lengua común es la patria». Darío Grandinetti, Hugo Silva y Miguel Ángel Solá completan el reparto de esta cinta que se rodó en Buenos Aires y Madrid y que se ambienta en el mundo de las grandes corporaciones de telecomunicaciones. «Un mundo que conozco bien y que quería llevar a la ironía y el humor negro», explicó ayer el director de ‘Despido procedente’.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate